Economía

Confianza de inversores alemanes, en su menor nivel en 2 años

La llamada economía más fuerte de Europa se dirige a una recesión técnica, y es golpeada de manera contundente por  las crisis en el exterior y la debilidad en la zona euro. En octubre el índice que mide la confianza de los inversionistas se colocó por primera vez en dos años debajo de cero, en menos 3.6.
Reuters
14 octubre 2014 8:24 Última actualización 14 octubre 2014 9:51
Alemania

Las exportaciones, los pedidos industriales y la producción cayeron en su mayor magnitud desde el punto más álgido de la crisis financiera global de 2009. (Archivo)

MANNHEIM.- Un índice que mide la confianza de los analistas e inversores alemanes cayó en octubre debajo de cero por primera vez en casi dos años, lo que sugiere que la mayor economía de Europa aún sufre el efecto de las crisis en el exterior y la debilidad en la zona euro, mientras que otro dato también afectó el ánimo.

La encuesta mensual de confianza económica del centro de estudios ZEW, publicada hoy, cayó por décimo mes consecutivo, ahora a menos 3.6, señalando que los inversores en general esperan que la economía alemana se siga debilitando en el mediano plazo.

Este fue su nivel más débil desde noviembre de 2012 y estuvo muy por debajo del pronóstico promedio en un sondeo de Reuters de una lectura positiva de 1.0.


Además, la agencia de estadísticas de la zona euro, Eurostat, informó que la mayor caída de la producción industrial en la región se registró en Alemania, donde declinó 4.3 por ciento mensual y 2.8 por ciento interanual, lo que apunta a que la debilidad económica continuará en Alemania, que se contrajo 0.2 por ciento en el segundo trimestre.

Los datos impulsaron los futuros de los bonos alemanes a máximos, arrastraron los rendimientos de las notas del gobierno alemán a 10 años a un nuevo mínimo y debilitaron al euro a su menor nivel frente al dólar.

Jennifer McKeown, economista de Capital Economics, dijo que el sondeo fue relativamente certero al predecir puntos de inflexión en el ciclo económico y sugerir que los recientes débiles datos económicos alemanes podrían ser más que una irregularidad breve.

La experta agregó que la encuesta ZEW, combinada con datos publicados también el martes que mostraron que la producción industrial de la zona euro cayó en agosto 1.8 por ciento respecto al mes pasado, hizo más probable que el bloque de 18 miembros caiga una vez más en recesión.

"Las noticias de hoy intensificarán la presión para que el BCE implemente un amplio programa de alivio cuantitativo incluso mientras otros importantes bancos centrales se preparan para reducir el respaldo de sus políticas monetarias", agregó.

La economía alemana ha dado un fuerte giro para peor, con datos la semana pasada mostrando que las exportaciones, los pedidos industriales y la producción cayeron en su mayor magnitud desde el punto más álgido de la crisis financiera global de 2009.

Luego de un sólido desempeño a inicios de 2014, la economía se contrajo en 0.2 por ciento en el segundo trimestre y algunos economistas han advertido que se dirige a una recesión técnica, definida como dos trimestres consecutivos de contracción.

El gobierno tiene previsto publicar pronósticos revisados de crecimiento. Una fuente en la coalición gobernante ha sostenido que Berlín reducirá su pronostico para este año y el próximo a cerca de 1.25 por ciento -una exigua tasa comparada con las estimaciones previas del gobierno de entre 18 y 2.0 por ciento, respectivamente.

El presidente de ZEW, Clemens Fuest, dijo que aunque no podía descartar la posibilidad de que la economía alemana se haya contraído de nuevo entre julio y septiembre, no espera ver un periodo prolongado de recesión dadas las sólidas condiciones de la demanda doméstica.

Aunque las tensiones por Ucrania presionaban a las exportaciones, la recuperación de la economía estadounidense ofreció cierta esperanza de que "la situación no es tan mala como la gente parece pensar actualmente", dijo Fuest.

Alemania ha sido criticada por otros estados de la zona euro por insistir en la meta de alcanzar un presupuesto equilibrado el próximo año pese a que la mayor economía de Europa parece estar quedándose sin fuerza, mientras que la de la zona euro está decayendo.

Fuest dijo que mantener este objetivo no era la mejor señal para la Unión Europea y que podría considerarse dogmática.