Economía

Complejidad de productos limita acceso a la banca

Explicar el funcionamiento de productos bancarios, como las tarjetas de crédito, puede resultar muy complicado, coinciden especialistas del sector bancario. 
Sergio Meana
23 febrero 2017 14:19 Última actualización 24 febrero 2017 5:0
tarjetas de crédito

Los servicios que se tienen en la banca mexicana están bastante completos.
(Bloomberg)

Productos como las tarjetas de crédito tienen una complejidad mayor a la necesaria para llevar a más personas al sector financiero e incluso experimentos en este sector han dada a la banca duros golpes, aceptó Alberto Gómez Alcalá, director corporativo de Desarrollo Institucional, Estudios Económicos y Comunicación de Citibanamex.

“Con la tarjeta de crédito, la realidad de las cosas es que a pesar de que sea un producto de uso cotidiano, es un instrumento de una elevadísima sofisticación. Explicarle su funcionamiento y lo que puede implicar a una persona que no tenga las herramientas es complicadísimo”, dijo Gómez Alcalá, también presidente Ejecutivo de la Asociación de Bancos de México (ABM).

En el mismo panel, parte del foro ‘México Incluyente’, organizado por el Aspen Institute, Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), agregó que los servicios que se tienen en la banca mexicana están bastante completos, sin embargo, por desconocimiento muchos de ellos no son aprovechados al máximo.

FALTAN MEJORES EMPLEOS: NOBEL

Más que un mayor número, México necesita mejores trabajos, recomendó Edmund Phelps, Premio Nobel de Economía.

El hecho de que los trabajadores en todo mercado económico consigan una ocupación que les parezca gratificante y significativa debe ser el objetivo de toda política económica, argumentó el ganador del galardón sueco en 2006 por sus aportaciones a las remuneraciones de las políticas económicas internacionales.

Lo anterior lo dijo en su visita al país en el marco del foro mencionado, en el que manifestó estar en desacuerdo con la mayoría de sus colegas todos los días.

“No concuerdo con lo que la mayoría de los economistas dicen a diario porque todo lo que escucho es eficiencia y optimización. Para ellos lo más importante es tener una mezcla de productos hechos de manera eficiente y óptima”, dijo.

Agregó que “realmente el objetivo de toda economía debiera ser con una extraordinaria cantidad de trabajos que realmente satisfagan las necesidades de las personas, no solo las financieras o materiales sino las de realización personal”.

Aunque generar buenos trabajos pareciera una tarea obvia y el objetivo de toda política económica, nadie lo ha entendido realmente, dijo.

Destacó el caso de Francia y de Italia como modelos que han cambiado el sentido de la eficiencia laboral, al tener mayores días de vacaciones, pero con mayor productividad incluso que EU o el Reino Unido.

Para otros economistas el verdadero fin es tener una calidad de vida con extraordinarios servicios, agua limpia, calles limpias, pero ese tampoco debe ser el objetivo económico de un país, agregó.

: