Economía

Competitividad en
riesgo por precio
de combustibles

Los costos del diesel y gasolina en México amenazan la competitividad frente a China, puesto que mientras el transporte de un contenedor marítimo procedente del país asiático a EU bajó 10.41 por ciento de 2013 a 2014, el flete terrestre mexicano a la Unión Americana creció en 12 por ciento en el mismo periodo.
Dainzú Patiño/Marcela Ojeda
14 diciembre 2014 23:42 Última actualización 15 diciembre 2014 5:5
Barco

Los costos de transporte de un contenedor marítimo bajaron a 2 mil 150 dólares en diciembre de este año. (Foto: Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Pese a la baja en los precios del petróleo a nivel global, los costos por diésel y gasolinas no bajan en México, situación que amenaza la competitividad frente a China, el principal rival manufacturero por el mercado estadounidense y donde los precios de transporte sí se han reducido en el último año.

Un sondeo realizado por El Financiero, muestra que en diciembre del año pasado el precio para transportar un contenedor marítimo de 20 pies, el más común, de Shanghai, China a Long Beach, EU, fue 2 mil 400 dólares y el mismo mes de 2014 bajó a 2 mil 150 dólares; una caída de 10.41 por ciento.

En tanto, los costos de un flete terrestre en México, el modo de transporte más utilizado en el país para atender a EU, fueron mil 250 dólares en diciembre de 2013 y mil 400 en diciembre de 2014; un avance de 12 por ciento.


El alza se relaciona con el desliz mensual del precio interno del combustible. Adicional, al flete terrestre se suman 100 a 200 dólares por el servicio denominado transfer, en vista que los camiones mexicanos no pueden cruzar la frontera.

Ante la baja en el precio del petróleo y el diésel marino, “desde el punto de vista logístico, China sería más competitiva en sus exportaciones a EU pues la baja en el precio del crudo incidiría directamente en las tarifas marítimas”.

También debe considerarse, que cada vez más la tecnología favorece el uso eficiente de combustibles, y que los buques cargueros tienen más capacidad, por lo que los volúmenes de intercambio entre ambos países permitirían aprovechar más las economías de escala, dijo Sergio García, vicepresidente de Logística y Multimodalidad de la firma sistemas Inteligentes de Transporte.

En la parte aérea, y en vista que los precios de la turbosina dependen más de factores internacionales, “en México, aproximadamente 35 por ciento de las aerolíneas han reducido 10 por ciento el monto del recargo por combustible”, beneficiando los costos logísticos de las empresas, señaló Eric Gantier, director general de DHL Global Forwarding.

Lorenzo Ysasi, director para América del Norte, del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (COMCE), explicó que en los últimos meses las exportadoras en México han perdido competitividad al incrementarse los costos de las operaciones logísticas y de las materias primas para atender el mercado de EU, porque se cotizan en dólares.

Sobre la competitividad de la producción industrial entre los dos países -guardando la proporcionalidad en el tamaño de la capacidad instalada- habría que ver si la baja del petróleo incide en el costo de la energía como suministro de la manufactura y cuál sería su impacto en el precio final de los productos, apuntó García.