Economía

¿Cómo invertirán los inversionistas institucionales en 2017?

Una encuesta realizada por Natixis Global Asset Management arrojo que la volatilidad es una de las preocupaciones de los inversionistas institucionales, entre los que ese encuentran Afores y bancos.
Leticia Hernández
14 diciembre 2016 17:15 Última actualización 14 diciembre 2016 17:30
peso

(Bloomberg)

Ante la volatilidad de los mercados financieros, los inversionistas institucionales planean reasignar sus portafolios apoyándose en la gestión activa y en instrumentos alternativos para administrar riesgos y aumentar retornos, según reveló una encuesta realizada por Natixis Global Asset Management.

La firma global especializada en la gestión de activos de los grandes inversionistas institucionales como son las Afores, bancos, fondos de inversión, por referir algunos, encuestó a tomadores de decisiones en 500 firmas de inversión institucional en el mundo acerca de sus pronósticos de mercado y plan de asignación de activos para 2017 y más allá.

La volatilidad encabeza la lista de sus preocupaciones para 2017, con 65 por ciento que cita a eventos geopolíticos, 38 por ciento a las elecciones en Estados Unidos y 37 por ciento al potencial cambio en la política de tasas de interés.


Sobre las condiciones del mercado y la mejor estrategia para invertir, el 73 por ciento de los encuestados considera que el entorno actual es favorable para la gestión activa; el 64 por ciento dice que la gestión activa provee mejor retorno ajustado al riesgo que la pasiva y el 78 por ciento dicen estar dispuestos a pagar mayor comisión por un potencial desempeño mejor.

En entrevista telefónica, Mauricio Giordano, director general de Natixis Global Asset Management en México, advirtió la importancia que tiene la gestión activa para un manejo de riesgo mayor sobre todo en periodo de volatilidad e incertidumbre.

“Volatilidad es lo que vamos a tener el año que entra y más vale tener un buen manejo de ella con una buena estrategia que permita navegar sobre ella sin perder de vista tu objetivo de rendimiento de largo plazo”.

Explicó que la gestión pasiva se caracteriza por seguir índices bursátiles, sectoriales o regionales; en tanto que la gestión activa se enfoca en seleccionar los activos sin seguir un índice, componen los portafolios de inversión seleccionando ya sean acciones de empresas con fuertes fundamentales, que pueden o no ser miembro de un índice pero que sus perspectivas de crecimiento son sustentables en el largo plazo. A raíz de la crisis de 2008, la inversión pasiva tomó fuerza porque los mercados venían rebotando con fuerza, además de que contaban con el apoyo de los bancos centrales al proveer de liquidez a los mercados con tasas muy bajas.

Los encuestados también dijeron que planean aumentar la tenencia de activos alternativos a un 22 por ciento del total de su cartera desde el 18 por ciento que en promedio asignan actualmente.

“Estos son como fondos de capital privado, bienes raíces, fondos de retorno absoluto y en México se ve en la preferencia por las FIBRAS o CKDs, dentro de los portafolios de las Afores”, dijo.

Otro de los hallazgos de la encuesta es que los inversionistas institucionales están dispuestos a tomar las inversiones activas e incluso pagar mayor comisión por mejores retornos. “Esto lo que te quiere decir es que están dispuestos a pagar porque el rendimiento esperado que pueden tener puede ser aún mayor después de sus comisiones al gestor, mientras que en la inversión pasiva, los costos de comisiones te comen el retorno de tu inversión”, señaló.