Economía

Comisión Europea insta a Putin mantener envíos de gas a Ucrania y UE

El presidente de la CE, José Manuel Durao Barroso, afirmó que es responsabilidad de la empresa rusa Gazprom asegurar el envío de las cantidades de gas pactadas con los países europeos, independiente de su disputa financiera con Ucrania.
Notimex
21 mayo 2014 8:4 Última actualización 21 mayo 2014 9:20
Sector energético

Por Ucrania transita 60 por ciento del combustible importado por la UE a Moscú.

BRUSELAS, Bélgica.- El presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, urgió al presidente de Rusia, Vladimir Putin, a “mantener su compromiso” de no suspender el suministro de gas a Ucrania y a la Unión Europea (UE).

En una carta enviada a Putin, Durao Barroso señaló que mientras continúan las conversaciones trilaterales sobre las tarifas cobradas por la energética rusa Gazprom, los flujos de gas no deben ser interrumpidos. “Cuento con Rusia para mantener ese compromiso”, dijo.

El líder europeo insistió en que “sigue siendo responsabilidad de Gazprom” asegurar el envío de las cantidades de gas pactadas con los países europeos, independiente de su disputa financiera con Ucrania, por donde transita 60 por ciento del combustible importado por la UE a Moscú.



Asimismo, reclamó a Rusia y a Ucrania datos actualizados sobre la entrada y el tránsito de gas en territorio ucraniano y pidió que ambos activen el sistema de alerta temprano “con mucha antelación” en caso que detecten una amenaza al suministro.

Sostiene, además, que la solución de la disputa “requiere el compromiso de todas las partes para garantizar la transparencia y un mercado abierto en el sector del gas”.

Es imperativo que los precios que se acuerden para el futuro reflejen las condiciones del mercado”, defendió.

La carta coincide con el anuncio, hoy, de un acuerdo firmado entre Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) para la exportación al país asiático de 38 mil millones de metros cúbicos de gas natural ruso a partir de 2018 y durante 30 años.

El contrato incluye la construcción de un gasoducto entre los dos países.