Economía

Comienza el desplome
de ingresos petroleros

En enero de 2015, las exportaciones de crudo tuvieron una caída de 60 millones de dólares diarios, el mayor déficit en un mes
de enero para la balanza comercial; de continuar la tendencia
de menores ingresos petroleros, el gobierno federal podría aplicar un nuevo recorte presupuestal.
Sergio Meana
27 febrero 2015 0:31 Última actualización 27 febrero 2015 5:5
Barriles de petróleo de Pemex. (Bloomberg)

Las exportaciones de crudo en 2015 cayeron 47 por ciento en enero de 2015. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Ni el aumento de 5.7 por ciento en todas las exportaciones no petroleras fue suficiente para compensar la caída de 47 por ciento o mil 812 millones de dólares –una pérdida de 60 millones de dólares diarios durante el primer mes del año– en las exportaciones de crudo en enero de 2015.

Así el desplome de 47 por ciento en las exportaciones petroleras llevó a los envíos de mercancías al extranjero a caer 1.8 por ciento en el primer mes del año, frente a enero de 2014.

Marco Oviedo, director general de investigación de mercados emergentes de Barclays México, señaló que de seguir esta tendencia de menores ingresos petroleros se podría presentar un nuevo recorte presupuestal.

“Eso explica el recorte presupuestal que anunció Hacienda hace unos meses y si sigue esta tendencia y vemos que el precio del petróleo baja en los siguientes meses y roza los 40, los 35 (dólares por barril) pues ahí Hacienda tendría que hacer otro recorte”, advirtió Oviedo.
Si bien se trata de una caída relativamente pequeña en términos del Producto Interno Bruto (PIB) –0.3 por ciento–, la afectación es principalmente a las finanzas del Estado, destacó.


“Es una caída de exportación que responde tanto a la caída en el precio como a la plataforma de exportación, el punto es que es un monto relativamente pequeño con respecto al PIB, pero que afecta principalmente las finanzas públicas”, agregó Oviedo.

Esta caída que reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) significó el mayor déficit en un mes de enero para la balanza comercial y el segundo más alto en toda la historia del país, sólo detrás de octubre de 2008.

En total, el déficit de la balanza comercial ascendió a 3 mil 248 millones de dólares en enero de este año, frente al dato de 3 mil 182 millones de dólares, reportado en enero de 2014.

De las exportaciones petroleras, 77 por ciento fueron de petróleo crudo, las cuales tuvieron una caída de 52.3 por ciento en el mismo periodo, lo que es equivalente a mil 712 millones de dólares.

Esta caída se debe principalmente a la disminución en el precio de la mezcla mexicana que bajó 56 por ciento entre enero de 2014 y enero de 2015.

Esto dado que en el primer mes del año pasado la mezcla mexicana promedió 90.22 dólares por barril, mientras que para el mismo periodo de este año el valor fue de 39.26 dólares por barril.

En cuanto a las exportaciones no petroleras, que incluyen a las actividades extractivas, agropecuarias y manufactureras hubo un incremento de mil 328 millones de dólares en las exportaciones. De éstas, las que más aumentaron fueron las automotrices –en el grupo de las manufactureras– con un crecimiento de 15 por ciento interanual.
En valor, ése 15 por ciento representó 998 millones de dólares positivos para la balanza comercial.

Rafael Camarena, economista senior de Grupo Financiero Santander, explicó que el crecimiento anual de 15.3 por ciento que han registrado las exportaciones automotrices reflejan un buen desempeño.
“Demuestran que la economía estadounidense sigue marchando, mientras que en países de América Latina –un mercado importante para México– aún no se percibe esa recuperación”, destacó Camarena.

Añadió que la caída de las exportaciones petroleras no fue una sorpresa, debido a la disminución de hasta 50 dólares en el precio del petróleo.

Previó que este efecto continuará en los siguientes meses, sin embargo su impacto podría ser menor si la economía de Estados Unidos continúa con un rápido desempeño.

Erik Legorreta, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria del Petróleo (Amipe), destacó que se trata principalmente de un tema financiero, pues aunque la actividad en algunos pozos ya no es tan productiva, “para compensarlo se requiere hacer las inversiones, desafortunadamente estamos en una situación complicada de finanzas públicas”, reconoció.
Elizabeth Cáceres

Haz clic en la imagen para ampliarla

“el