Economía

Comida chatarra y refrescos dinamizan recaudación del IEPS

La recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios se vio impulsada por la comida chatarra y refrescos, puesto que mientras la primera generó ingresos por 13 mil 65.5 millones de pesos, los alimentos con alto contenido calórico ingresaron al erario 9 mil 607 millones de pesos.
Dainzú Patiño
11 noviembre 2014 0:34 Última actualización 11 noviembre 2014 5:5
[Cuartoscuro] Ingesta de refresco está por debajo del consumo de tortillas de maíz.  

La aplicación del IEPS A bebidas con alto contenido calórico como los refrescos generaron[Cuartoscuro] 

CIUDAD DE MÉXICO.- La comida chatarra y las bebidas saborizadas (jugos, néctares, refrescos), dinamizaron la recaudación por el cobro al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) de enero a septiembre de este año, rebasando la expectativa programada para todo el año.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el IEPS a bebidas saborizadas generó ingresos al erario por 13 mil 65.5 millones de pesos, en los primeros nueve meses del año, 610 millones de pesos más de lo previsto para todo el año en la Ley de Ingresos de la Federación 2014.

En tanto, los alimentos con alto contenido calórico (comida chatarra) generaron 9 mil 607 millones de pesos, rebasando la expectativa anual por 4 mil 7 millones de pesos.


Cifras de la SHCP indican que al cierre del tercer trimestre, “el IEPS aumentó a una tasa anual de 49.1 por ciento en términos reales debido a la ampliación de la base del impuesto a bebidas saborizadas, alimentos no básicos con alta densidad calórica y combustibles fósiles”.

Los conceptos que concentraron la generación de IEPS, fueron el de tabacos labrados con 25 mil 655 millones de pesos, cerveza con 20 mil 885 millones, en tercer lugar las bebidas saborizadas, seguido por el de alimentos con alta densidad calórica.

“Los resultados eran de esperarse. El índice correspondiente a los alimentos chatarra, se va a estabilizar, las tasas de crecimiento que se alcanzaron van a ser sostenibles. Pero la forma como diseñaron la aplicación del impuesto, que es por monto calórico, va afectar, pues induce a que los productores, para evitar el impuesto y mantener sus ventas, puedan bajar el índice calórico a sus alimentos; esto va afectar el próximo año, pues se va consumir chatarra con menos calorías”, consideró Flavia Rodríguez, directora general de la firma de consultoría Aregional.

IMPUESTO INELÁSTICO

Explicó que lo anterior puede compensarse con el impuesto al refresco, “es lo que llamamos un impuesto inelástico; la gente no lo deja de comprar aunque le aumenten el precio, ayuda a la recaudación del gobierno, pero ayuda muy poco a controlar el problema de la obesidad”. El aumento a las bebidas saborizadas para 2014 fue de un peso por cada litro.

De acuerdo con Oxfam, México es el mayor consumidor de refrescos en el mundo, con un consumo superior a 163 litros por persona al año; 40 por ciento más que el índice de Estados Unidos.

Cerca de una cuarta parte de la fuente de calorías de los mexicanos, proviene de las bebidas.

Otro rubro que estrenó IEPS este año fue el de emisiones de carbono, que sólo recaudó 6 mil 978 millones, alejándose de su meta de 7 mil 663 millones de pesos.

El resultado es indicio de la implementación de nuevas tecnologías para disminuir la emisión de gases contaminantes, por ejemplo, el mayor equipamiento de los autos. Por lo que se ve con buenos ojos que no se haya llegado a la expectativa.

En este sentido, cada año debe ponerse una meta más baja, “lo bueno de que no se esté recaudando mucho es que las empresas están cumpliendo cada vez más”, señaló Rodríguez.

Consideró como positivas y justas las medidas impuestas para incrementar la recaudación tributaria este año, como la homologación del IVA en la frontera, que pasó de 10 a 16 por ciento.