Economía

Comercios no podrán condicionar recepción de billetes maltratados o de alta denominación

01 febrero 2014 10:7 Última actualización 10 diciembre 2013 13:15

[Banxico y Profeco firmaron hoy un convenio de colaboración. / Darinka Rodríguez]  


 
Darinka Rodríguez
 
Los comercios no podrán condicionar la venta o intercambio de bienes y servicios cuando el consumidor pague con billetes de alta denominación o presente billetes maltratados, rayados o deteriorados, advirtió Alfredo Castillo Cervantes, Procurador Federal del Consumidor.
 
Mediante la firma de un convenio de colaboración con el Banco de México (Banxico), la Profeco buscará promover y proteger a los consumidores cuando sus billetes o monedas no sean aceptados por establecimientos.
 
En entrevista con medios, Castillo Cervantes dio a conocer que a partir de mañana se llevará a cabo una campaña informativa entre consumidores y proveedores a los cuales no se les sancionará en esta primera etapa, pero se les escrutará cuando se persista en condicionar una venta. 
 
"Si existe un condicionamiento de venta o no se recibe el billete, habrá una negativa de venta y es una violación a la ley federal de protección al consumidor", indicó.
 
En ese sentido, aunque no existe una sanción por no recibir un medio de pago, el Procurador informó que la sanción podría llevar a la suspensión del comercio. 
 
Alejandro Alegre Rabiela, director general de emisión de Banxico, informó que los billetes sólo son inválidos y pierden su valor cuando contienen leyendas políticas, comerciales y religiosas, aunque señaló que la incidencia es baja.
 
Sin embargo, los billetes conservan su valor y los comercios y prestadores deben aceptar este medio de pago aun cuando se presenten deteriorados, maltratados, unidos con cinta adhesiva o rayados (excepto cuando contengan las leyendas arriba mencionadas).
 
"Es su obligación aceptarte el billete y si acaso no te lo reciben, se pueda avisar por los medios para que la Profeco ejerza su facultad de supervisión", aseguró en entrevista.
 
De esta manera, ambas instituciones pretenden informar tanto a comercios como a consumidores sobre los derechos y obligaciones de cada uno en torno a la recepción de monedas y billetes.