Economía

Comerciantes del DF urgen al Congreso a aprobar leyes secundarias

Ricardo Navarro Benítez, presidente de la Canaco-DF, consideró que los cambios constitucionales permitirán mayor competitividad en el sector eléctrico.
Isabel Becerril
15 mayo 2014 11:21 Última actualización 15 mayo 2014 11:58
[La Comisión Federal de Electricidad argumenta que no cuenta con personal suficiente para extraer todos los datos. Cuartoscuro] 

[La Comisión Federal de Electricidad argumenta que no cuenta con personal suficiente para extraer todos los datos. Cuartoscuro]

El comercio organizado capitalino se sumó ayer a las voces que exhortan al Congreso de la Unión para que apruebe lo más pronto posible la iniciativa de las leyes secundarias en materia energética.

Ricardo Navarro Benítez, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Turismo y Servicios del Distrito Federal (Canaco-DF), dijo que los cambios constitucionales aprobados a finales de 2013, rompieron con el monopolio de comercialización de electricidad en el país al permitir la inversión privada en el sector que domina hasta ahora la empresa y abrieron la posibilidad de que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) compita con otras empresas en materia de distribución de energía eléctrica.

Pero, también insistió que con esta reforma se contribuirá a bajar el precio de los energéticos, acotó.


En conferencia de prensa, explicó que mientras que en Estados Unidos el millón de BTUs de gas natural cuesta 4 dólares y en México 17 dólares, situación que coloca a los industriales en gran desventaja y esta situación se solucionará con la entrada en vigor de la reforma en la materia.

Asimismo expuso que México podrá generar una mayor inversión productiva y una mayor renta petrolera con beneficios enormes para los mexicanos, con un sistema de contratos de exportación y exploración.

Expuso que los países del mundo que ofrecen esta opción o el de abierta propiedad privada de los recursos del subsuelo generar más inversión y productividad.

Explicó que la flexibilidad y certeza jurídica de ese sistema han permitido que Estados Unidos y Canadá impulsen una revolución tecnológica que ha aumentado su producción de petróleo y gas a un ritmo muy rápido en los últimos años y "esto mismo debe ocurrir en nuestro país".

Es decir, de lo que se trata es adquirir, con recursos frescos, nuevas tecnologías y un mejor modelo corporativo que le permita a la empresa pública competir con sus homologas en el mundo en mejores condiciones de competitividad.