Economía

Coincidente se ubica por debajo de su tendencia de largo plazo

01 febrero 2014 7:46 Última actualización 05 diciembre 2013 10:38

[El indicador que refleja el estado general de la economía lleva 15 meses a la baja. / Cuartoscuro]  


 
Notimex
 
En septiembre pasado, el Indicador Coincidente se ubicó ligeramente por debajo de su tendencia de largo plazo, en tanto que el Adelantado estuvo en fase de recuperación, dio a conocer el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).
En su reporte sobre los resultados del Sistema de Indicadores Cíclicos, el organismo señala que el Indicador Coincidente, que refleja el estado general de la economía, registró 99.8 puntos, 0.07 puntos menos respecto al mes anterior y con ello 15 meses a la baja.
Explica que ese retroceso se debió a la evolución de los componentes cíclicos del indicador de la actividad industrial, del índice de ventas al por menor en establecimientos comerciales y de las importaciones totales y del indicador de la actividad económica mensual, que se ubicaron en fase recesiva
En tanto, abunda, el número de asegurados permanentes en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) se colocó en su fase de desaceleración, mientras que la tasa de desocupación urbana se situó en su fase expansiva.
Respecto al Indicador Adelantado, que busca señalar anticipadamente la trayectoria del indicador coincidente, el Instituto detalla que éste se localizó por debajo del nivel de su tendencia de largo plazo, con 99.8 puntos y una variación de 0.01 puntos respecto al mes de agosto previo.
Menciona que la información disponible a octubre de 2013, el Indicador Adelantado se posicionó en su fase de recuperación, con un incremento de 0.02 puntos con respecto a septiembre.
El organismo expone que la evolución del Indicador Adelantado en octubre pasado es consecuencia del comportamiento mixto de sus componentes.
Detalla que la Tasa de Interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) y el Índice Standard & Poor´s 500 (índice bursátil de Estados Unidos) se localizaron en su fase expansiva, mientras que el tipo de cambio real se ubicó en su fase de desaceleración.
Agrega que la tendencia del empleo en las manufacturas, el Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en términos reales y las exportaciones no petroleras se encontraron en su fase de recesión.