Economía

Cinco aspectos para entender la liberalización de las gasolinas

La menor producción de combustibles y la elevada dependencia de las importaciones obligan a replantear la estrategia de abasto de Pemex para el mercado interno. Aquí te lo explicamos en cinco gráficas.
Eleazar Rodríguez
30 agosto 2016 15:7 Última actualización 30 agosto 2016 18:15
[Cuartoscuro]   El incremento es parte de la política del gobierno federal para reducir los subsidios a gasolinas. 

[Cuartoscuro]   El incremento es parte de la política del gobierno federal para reducir los subsidios a gasolinas.

Las limitaciones de producción y una mermada capacidad para importar gasolinas influyeron para que el gobierno mexicano anunciara que adelantaría un año la liberación de los precios de este combustible, luego de que en junio abrieran las primeras estaciones de servicio que no son de Pemex.

El mercado de gasolinas en México se mantiene en crecimiento. Se estima que el suministro de gasolinas producidas por Pemex e importadas, cerró julio en un millón 266 mil barriles diarios, de los cuales el 60 por ciento es importado y el resto es producción nacional.

Al principio de esta administración casi el 39 por ciento de la gasolina que se consumía provenía del exterior.

Las siguientes cinco gráficas te explican cómo está el mercado de las gasolinas en México y cómo podría afectar la liberación de precios a la economía.

1. Permisos para importación de gasolinas

Desde el 1 de abril de este año, la Secretaría de Energía (Sener) comenzó a otorgar permisos para la importación de gasolinas sin la intermediación de Pemex. El propósito era garantizar la oferta de combustibles e incrementar las alternativas para el consumidor.

Entre abril y agosto de este año se pidieron permisos para importar 88.5 mil millones de litros  de gasolina y diésel (equivalentes a casi 557 millones de barriles de gasolina).

La noticia de la liberación de precios de la gasolina para 2017 abre la puerta para que el importador pueda fijar el precio de venta al público, aunque en este caso, además de los impuestos que afectan el precio de venta, también se debe considerar las fluctuaciones del peso frente al dólar lo que en la actual coyuntura podrá ser un factor de encarecimiento.

2. Importaciones de gasolinas y diésel

Hasta hace algunos meses, Pemex era la única entidad que podía importar gasolinas y diésel para su distribución en el territorio nacional y de hecho, fue utilizado por mucho tiempo como un complemento de una menor capacidad de refinación y ante un aumento en la demanda interna.

La demanda de gasolinas importadas ha crecido a un ritmo de 5.5 por ciento anual en la actual administración, esto aún con la volatilidad observada en el precio del dólar que tiende a encarecer los bienes importados.

Se estima que al cierre de julio se importaron 7 mil 308 millones de barriles de gasolina diarios, esto a tasa anual, alcanzando un nivel máximo histórico. La liberación de los precios y la libre importación de las gasolinas trasladará los costos del sector público al sector privado.

3. Precio de las gasolinas

Luego de los aumentos anunciados para septiembre, la gasolina Magna acumula un aumento de 3.0 por ciento en lo que va del año, para la Premium el encarecimiento es de 4.3 y el Diésel elevó su precio en 1.8 por ciento frente al observado al cierre del año anterior.

Pese a que en los mercados internacionales se ha observado una reducción en los precios de las gasolinas, en México el principal factor que afecta al valor de venta de las gasolinas es la mayor apreciación del dólar, que en lo que va del año es de casi el 9.0 por ciento.

La liberación en el precio de las gasolinas es un arma de doble filo, toda vez que el comportamiento del dólar se convierte en un factor de riesgo para fijar precios de corto plazo. Esto es, si el precio del dólar baja, este se podrá reflejar en una reducción en el precio de la gasolina, con el efecto contrario cuando sube.


4. Precios de las gasolinas internacionales

Si bien un precio del barril de petróleo a la baja permitió una caída en los precios de las gasolinas, esto no significa que éstos cayeran por debajo de lo que se venden en México, principalmente de Estados Unidos.

Los principales países de los que importa México sus gasolinas son: Estados Unidos, que tienen un precio de 0.65 centavos de dólar por litro y Holanda con un valor al público de 1.66 dólares. Si lo convertimos en pesos, en Estados Unidos el litro de gasolina alcanza los 11.88 pesos, en tanto que los Países Bajos llega hasta los 30.35 pesos.

Otros de los países de los que México importa gasolina son Francia (26.69 pesos por litro); España (23.59 pesos); India (17 pesos); Bahamas (16.09 pesos) y Trinidad y Tobago (9.69 pesos).

5. Producción de gasolinas de Pemex

La producción de las gasolinas en México se mantiene a la baja. De hecho, se estima que la producción acumulada anual alcanzó su nivel más bajo desde junio de 1989.

De acuerdo con información del Inegi, la producción de gasolinas y diésel de Pemex cerró en 7 mil 497 millones de barriles diarios, en términos anuales, lo que significa que sólo en lo que va del año se han dejado de producir 376 millones de barriles de gasolina diarios, también a tasa anual.

Entre los factores que influyeron en la caída de la producción de gasolinas están la menor extracción de petróleo y la contracción en las inversiones destinadas a refinación, esto aun cuando la capacidad de refinación de Pemex alcanza los 1.5 millones de barriles diarios.

>