Economía

Cifras generan interrogantes sobre panorama económico en EU

10 febrero 2014 5:17 Última actualización 18 agosto 2013 19:42

[En EU el índice general de confianza del consumidor bajó a 80.0. Bloomberg] 



Efraín H. Mariano
 
Las expectativas de crecimiento de la economía estadunidense recibieron un fuerte revés el viernes al constatar que la confianza del consumidor se cayó inesperadamente en agosto desde sus máximos de seis años, y que los inicios de construcciones de casas y permisos de edificación aumentaron menos que lo previsto durante julio.

Thomson Reuters y la Universidad de Michigan informaron que la lectura preliminar de agosto del índice general de confianza del consumidor bajó a 80.0 desde la cifra final de julio de 85.1, la más alta desde julio de 2007. Los economistas esperaban una lectura de 85.5.

En otro informe, el Departamento de Comercio dijo que los inicios de construcción de vivienda crecieron un 5.9 por ciento a un ritmo anual desestacionalizado de 896 mil unidades, inferior a la previsión de 900 mil unidades.

Los permisos para construir casas, en tanto, ascendieron 2.7 por ciento en julio a un ritmo de 943 mil unidades, ligeramente menor que lo proyectado de 945 mil.

Los reportes, consideran expertos, sugieren que la reciente alza de las tasas de interés --que han repuntado más de uno por ciento en los últimos tres meses-- se produjo en anticipación a una posible reducción del masivo programa de compras de bonos de la Reserva Federal a partir de septiembre.

"Las personas se han visto sorprendidas por lo mucho que han aumentado las tasas hipotecarias en los últimos dos meses. Los rumores sobre la Fed también son un problema", evaluó Christopher Low, economista en jefe de FTN Financial en Nueva York.

"El aumento de tasas hipotecarias nunca ayuda, pero nosotros aún esperamos una mejoría del mercado inmobiliario", evaluó, por su parte, Paul Ashworth, economista en jefe de Capital Economics en Toronto.

Algunos expertos estiman que la Fed anunciará en su reunión de septiembre una reducción en su masivo programa de compras de bonos mensuales de 85 mil millones de dólares.