Economía

Cierran metales preciosos en rojo última rueda del mes

10 febrero 2014 4:6 Última actualización 31 octubre 2013 14:25

[La cotización del oro ha caído 21% en lo que va del año, lo que sería su primer revés anual desde el 2000. / Bloomberg]  


 
 
 
 
Efraín H. Mariano
 
 
 
El reciente panorama sobre política monetaria de la Reserva Federal de Estados Unidos, que es más optimista de lo que algunos inversionistas esperaban, golpeó con fuerza en la última sesión del mes a las cotizaciones de los metales preciosos, que cerraron con sus peores caídas de varias semanas.
 
 
El convenio del oro para diciembre comercializado en el Commodity Exchange (Comex) experimentó una caída de 25.60 dólares, similar a una variación porcentual de 1.9 puntos --su peor caída desde el 11 de octubre--, para cerrar en 323.70 dólares la onza, su menor pizarra desde el 22 de octubre.
 
 
Con la caída del jueves, la cotización del oro borró prácticamente todas sus ganancias previas y no pudo evitar concluir con una pérdida mensual de 0.2 por ciento; en lo que va del año acumula una caída de 21 por ciento, lo que sería su primer revés anual desde el 2000.
 
 
En el mismo mercado, el contrato de la plata la plata con entrega también en diciembre descendió 4.9 por ciento --su peor descenso desde el 20 de septiembre-- a 21.86 dólares la onza. Logró rescatar una ganancia mensual de 0.7 por ciento, pero aún exhibe una mera de 28 por ciento en lo que va del 2013.
 
 
En el New York Mercantile Exchange, la posición del platino para enero perdió 2.1 por ciento --también su mayor pérdida desde el 20 de septiembre-- para cerrar en mil 448.40 dólares la onza; en el mes obtuvo una ganancia de 2.5 por ciento.
 
 
El paladio para diciembre descendió 1.7 por ciento a 736.80 dólares la onza; en octubre rescató una ganancia de 1.3 por ciento.
 
 
Los metales habían ganado terreno en las últimas dos semanas, con el oro tocando máximos de cinco semanas el martes, en anticipo a la decisión del banco central estadounidense; sin embargo, perdieron terreno luego de que la Fed no sonara tan alarmada sobre el estado de la economía como algunos habían anticipado.