Economía

China se retrasa en instalación de parques eólicos marítimos

China se ha mostrado prudente con la energía eólica marítima debido a que ésta es más riesgosa y cara, indicó la Asociación China de Energía Eólica.
Bloomberg
17 julio 2014 20:55 Última actualización 17 julio 2014 20:55
Etiquetas
energía eólica

(Bloomberg)

China lleva tres años de retraso en la implementación de un plan que convertiría al país en el mayor mercado eólico marítimo, un contratiempo para la industria que mueve 15 mil millones de dólares y está tratando de producir electricidad asequible a partir de una de las fuentes de energía más confiables de la naturaleza.

China estableció un plan ambicioso en 2011 de construir 5 mil megavatios de turbinas eólicas marítimas en cuatro años, suficientes para abastecer a 5.4 millones de hogares. Con menos de 10 por ciento de esa capacidad instalada, los funcionarios dicen ahora que no alcanzarán esa meta.

Brisas costeras fuertes y constantes tienen el potencial de convertirse en una fuente importante de electricidad, pero instalar equipos del tamaño de aviones jumbo en el duro entorno marino es un emprendimiento complicado y costoso. Ese ritmo lento en China es equiparable al de Estados Unidos, que no tiene parques eólicos después de más de un decenio de esfuerzos destinados a su desarrollo.


En Europa, el único continente con una potencia eólica marítima significativa, las empresas han descartado planes por más de 5 mil 700 megavatios desde noviembre.

China es “más prudente” con respecto a la energía eólica marítima que con la energía solar o eólica terrestre por ser “más riesgosa y cara”, dijo Shi Pengfei, presidente honorario de la Asociación China de Energía Eólica.

El objetivo fijado para la energía eólica costera “decididamente no se puede alcanzar”, dijo Li Junfeng, director general del Centro Nacional de Estrategia para el Cambio Climático y la Cooperación Internacional. Se trata de una admisión pública poco frecuente por parte de un organismo gubernamental responsable de estudiar la política en materia de cambio climático.

FABRICANTES DE TURBINAS

El fabricante alemán de equipos de energía, Siemens AG, junto con sus competidores chinos Xinjiang Goldwind Science Technology Co. y Sinovel Wind Group Co. son los que más tienen en juego dado que son los máximos proveedores de turbinas para los proyectos marítimos de China.

A fines de 2013, había 429 megavatios de energía eólica marítima operando en China. El país podría instalar 500 megavatios de capacidad marítima el año próximo y mil megavatios en 2016, según Bloomberg New Energy Finance.

A nivel mundial, se prevé que este año se instalarán 2.570 megavatios con un valor de 15 mil millones. Ese total podría crecer hasta 7 mil 560 megavatios en 2020, según la firma investigadora de Londres.

“La energía eólica marítima se encuentra en la fase de prueba y el desarrollo no será tan rápido”, dijo Gao Hongbiao, subgerente general de Jiangsu Longyuan Offshore Wind Power Co., una unidad de una de las cuatro empresas de servicios eléctricos más grandes de China que encarga proyectos eólicos.

Las turbinas marítimas resultan insignificantes si se las compara con la capacidad eólica terrestre de China de 77 gigavatios. Es la más alta del mundo, y el gobierno tiene planes de instalar otros 18 gigavatios este año, según la Administración Nacional de Energía. El costo de la electricidad de fuentes eólicas terrestres compite con el de las plantas de carbón o gas natural.

China avanza lentamente con la energía eólica marítima después de que su sector eólico terrestre creció tanto que la infraestructura energética del resto del país no pudo seguirlo. En 2013, un 12 por ciento de sus turbinas eólicas terrestres no estaba conectado a la red.