Economía

Economía china
da nuevas señales
de debilidad

Aunque en el segundo trimestre China tuvo una mejora económica respecto a los primeros tres meses del año, para julio varios indicadores dieron indicios de una ligera desaceleración. Por ello, es probable que el gobierno relaje aún más sus políticas para obtener una mayor tasa de crecimiento.
Reuters
13 agosto 2014 10:48 Última actualización 13 agosto 2014 15:2
Detenido por ataque con cuchillos en China

El crecimiento económico de China se aceleró ligeramente a 7.5% en el segundo trimestre, desde 7.4% en los primeros tres meses de 2014. (Reuters)

PEKÍN.- La economía de China mostró nuevas señales de ralentización en julio a pesar de una serie de medidas oficiales de estímulo, lo que sugiere que podrían requerirse políticas adicionales para mantener bien encaminado al crecimiento.

Un desempeño alentador de las fábricas, donde la producción de julio estuvo en línea con las previsiones del mercado, fue contrarrestado por una actividad menos boyante de la inversión y las ventas minoristas, donde la expansión no fue tan sólida como se esperaba.

El debilitado mercado inmobiliario, por su parte, mostró nuevas señales de deterioro.



Datos reportados más temprano mostraron que la cantidad de dinero que fluye en la economía de China se desaceleró en julio a su menor nivel en casi seis años, lo que se suma a las preocupaciones sobre el panorama.

"Las cifras de actividad básicamente fueron inferiores a las expectativas del mercado, en especial los datos de inversión, lo que se debe principalmente al débil desempeño del mercado inmobiliario", dijo Zhou Hao, economista de ANZ en Shanghái.

"Yo diría que el gobierno tendrá que relajar aún más las políticas para obtener una tasa de crecimiento anual de 7.5 por ciento", agregó.

El crecimiento económico de China se aceleró ligeramente a 7.5 por ciento en el segundo trimestre -acorde con el objetivo de Pekín para todo el año- desde 7.4 por ciento en los primeros tres meses de 2014, su ritmo más débil en 18 meses.

Pero gran parte de la mejoría se atribuyó a los estímulos del gobierno, en lugar de una verdadera recuperación de impulso.

La producción industrial aumentó en 9.0 por ciento en julio respecto al mismo mes del año anterior, informó la Oficina Nacional de Estadísticas, desacelerándose desde el alza de 9.2 por ciento en junio, pero en línea con las expectativas del mercado.

La inversión en activos fijos, un importante motor de la actividad económica, creció 17 por ciento en los primeros siete meses del año frente al mismo período del 2013. Eso se compara con un aumento de 17.3 por ciento en los primeros seis meses de 2014.

Las ventas minoristas, un indicador clave del consumo interno, aumentaron en 12.2 por ciento en julio respecto al mismo mes del año previo, pero desaceleraron frente al 12.4 por ciento de junio.

La inversión inmobiliaria, que afecta a más de 40 sectores desde el cemento a los muebles, subió 13.7 por ciento en los primeros siete meses del año frente al mismo período de 2013, desacelerándose desde un alza de 14.1 por ciento en los primeros seis meses.