Economía

China combate el riesgo financiero con crecimiento 

Tan solo en junio de 2017, China avanzó 7.6 puntos porcentuales en el Producto Interno Bruto en comparación con el mismo periodo del año pasado.
Bloomberg
18 julio 2017 0:46 Última actualización 18 julio 2017 5:5
Dalian, China.

Distrito central de negocios en Dalian, China. (Bloomberg | Archivo).


La economía de China creció más de lo esperado en el segundo trimestre de este año, encaminando al país hacia su objetivo de crecimiento de este año y respaldando a los responsables en su campaña para combatir el riesgo financiero que se aproxima.

El Producto Interno Bruto (PIB) de China creció 6.9 por ciento en el segundo trimestre, con respecto al trimestre anterior, por arriba del 6.8 por ciento previsto por los analistas. Avanzó 7.6 puntos porcentuales durante junio respecto al año anterior, en comparación con un aumento previsto por los analistas del 6.5 por ciento. En activos fijos subió 8.6 por ciento en el primer semestre del presente año, frente a una previsión media de los economistas de 8.5 puntos porcentuales.

Los datos, según los cuales la segunda mayor economía del mundo se expandió un 6.9 por ciento en el segundo trimestre, igualando el ritmo de los primeros tres meses, fueron dados a conocer horas después de que el Diario del Pueblo del Partido Comunista advirtiese sobre posibles “rinocerontes grises”, amenazas de alto impacto sumamente probables que deberían verse venir, pero a menudo no es así.

En el caso de China, es la acumulación implacable de los riesgos causados ​​por la inversión alimentada por deuda que está contribuyendo al crecimiento, un hecho que fue abordado por una importante reunión de los principales líderes en Pekín durante el pasado fin de semana.

Hasta ahora, los reguladores se han concentrado en los excesos del sector financiero; esa investigación se está ampliando a la deuda en la economía en general, un cambio que ayer trajo aparejada una liquidación en las acciones locales.

China está lidiando con la forma de asegurar un crecimiento anual de al menos un 6.5 por ciento este año, controlando a la vez los riesgos del sector financiero antes de una transición de liderazgo que tiene lugar dos veces por década este otoño en el 19º Congreso del Partido Comunista.

Medidas regulatorias enérgicas hicieron subir las tasas del mercado monetario y contribuyeron a reducir los préstamos especulativos, en tanto el fin de semana el presidente Xi Jinping advirtió a los reguladores que no detectar y eliminar los riesgos de manera oportuna equivaldría a un “abandono del deber”.

“Los rinocerontes grises se pueden frenar”, dijo Liu Ligang, economista principal para China de Citigroup Inc. en Hong Kong. Pero la economía sigue “dependiendo mucho de la inversión y el crédito, y aún sigue creciendo el apalancamiento financiero general. No hay duda de que el exceso de deuda de China continúa siendo un serio desafío”, advirtió.

LOS DATOS

Si bien la economía avanza, el tono del Gobierno es cauteloso: el comentario en primera página del Diario del Pueblo dijo que China no sólo debe estar alerta a los riesgos de “cisne negro” que toman desprevenida a la gente, sino también a amenazas más evidentes.

En tanto la economía exhibe todavía una tendencia a la desaceleración del crecimiento, China debería “evitar estrictamente los riesgos de liquidez, crédito, bancos paralelos y fluctuaciones anormales del mercado de capitales, así como las burbujas del mercado de seguros e inmobiliario”, dijo el comentario.

: