Economía

Certificados de energía limpia no deben ser vistos como incentivos: Acciona

El fomento a las tecnologías para energía verde debe ser visto como un producto de largo plazo que dé certidumbre a los inversionistas, dijo Miguel Ángel Alonso, directivo de Acciona.
Sergio Meana
11 febrero 2015 12:23 Última actualización 11 febrero 2015 12:23
energía eólica

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los certificados de energía limpia deben ser como un mecanismo de largo plazo para la industria de energía renovable, y no como un incentivo de corto plazo para fomentar estas tecnologías, afirmó Miguel Ángel Alonso, Country Manager de Acciona en México.

"Nosotros desde el inicio ─y creo que coincidíamos con la opinión del sector─ dijimos que el certificado de energía limpia nunca se debe de ver como un incentivo y creo que todos tratamos de evitar eso, porque cuando hablamos de largo plazo todo lo que es un incentivo tiene que acabar.

"Entonces si se ve como un incentivo es un error, si se ve como un instrumento de compromiso de la industria, bien. El certificado ya está, no podemos echar la vista atrás, lo que tenemos que hacer es que sea un producto de largo plazo y que tenga certidumbre y que a los inversores les dé una visión de largo plazo", sentenció Alonso.


Eduardo Andrade, director corporativo de Iberdrola, advirtió en el foro, Mexico Energy Forum, que antes de los certificados de energía limpia se deberán tener en cuenta los objetivos de generación mínima, pues las multas van de 250 a 350 dólares por megawatt (MW) no generado.

Los certificados de energía limpia son un mecanismo para empatar las tarifas de generación eléctrica de tecnologías fósiles con las renovables.

Hoy existen dos opciones: la primera implica que una instalación renovable recibe ingresos adicionales a los del mercado en un monto igual a la diferencia entre el precio del mercado y un precio de referencia de la tecnología verde.

Los contratos en esta opción serán otorgados a los oferta de precio de referencia más bajo.

En la opción dos, una instalación de energía renovable obtiene ingresos adicionales a los del mercado por la venta de los certificados de energía limpia a un precio fijo en un contrato de largo plazo, que estará indexada a la inflación.

En esta opción los contratos se asignan a la oferta de precio fijo más bajo.

Muchas de estas incertidumbres serán definidas cuando estén listas las leyes del mercado eléctrico mayorista que se esperan para finales de este año, sin embargo Andrade puntualizó que los certificados de energía limpia deben estar listos antes, para que en 2018 se cuente con la suficiente infraestructura.