Economía

CEESP propone poner límites al gasto para crear Presupuesto Base Cero

Poner un "techo de gasto” permitirá iniciar la evaluación de los programas del presupuesto para eliminar o reducirlos selectivamente, señaló el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado.
Notimex
19 abril 2015 11:57 Última actualización 19 abril 2015 12:14
dinero

El crédito de la banca de desarrollo en Guanajuato pasó de cinco mil 458.3 millones de pesos a 10 mil 525.4 millones. (Foto: Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Poner un límite de gasto es la mejor manera de iniciar el Presupuesto Base Cero (PBC), esquema con el cual se elaborará el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2016, estimó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El Centro argumenta que poner un "techo de gasto” permitirá iniciar la evaluación de los programas del presupuesto para eliminar o reducirlos selectivamente.

“Incluso hay instituciones y secretarías que podrían fusionarse, ese es el verdadero reto. Este es finalmente el espíritu del PBC”, considera el organismo de investigación y análisis del sector privado.


En su publicación semanal, sostuvo que la mejor manera de iniciar el Presupuesto Base Cero es poner un límite al gasto por entidad y que con esto inicie la evaluación de los programas, lo que hará más eficiente el gasto y podría abrir la puerta de una reforma tributaria que estimulará la inversión y la creación de empleo, en lugar de limitar el ingreso de los hogares.

“El fin principal es propiciar un balance equilibrado de las finanzas públicas, una deuda sustentable y fortalecer las fuentes de ingresos ajenas al petróleo”, subraya.

De acuerdo con cálculos del CEESP, 65 por ciento del gasto total es susceptible de modificación en el proceso de Presupuesto Base Cero, porcentaje que proviene de considerar que el gasto no programable y el gasto en pensiones y jubilaciones como compromisos ineludibles.

Esta cifra, estima, podría considerarse robusta y suficiente para llevar a escrutinio, sobre todo cuando al interior de cada programa existen rubros de los que se puede prescindir sin afectar el objetivo principal del mismo y sin la necesidad de lidiar con cambios legales.

“De hecho, se debe hacer esfuerzos para lograr que aumente el porcentaje de gasto que pueda ser ajustado o reversible. No podemos darnos por vencidos. No se vale justificar, la inercia y los compromisos del pasado”, subraya.

El CEESP sostuvo que es más sano apoyar la visión de que prácticamente todo el presupuesto podría estar en posibilidades de ser modificado, a pesar de sus anclas legales, “no podemos aceptar que algo cambie para que todo siga igual”.

“No hay duda de que un presupuesto base cero es una excelente opción, pero dadas las condiciones inerciales y de flexibilidad en México, no es fácil considerar que se pueda consolidar para el próximo año, incluso en este sexenio”, dijo.

No obstante, es perfectamente factible iniciarlo y tener el compromiso de continuarlo permanentemente, y la mejor opción es fortalecer los esfuerzos en materia de evaluación del desempeño de los programas, mayor eficiencia en el gasto corriente y un mejor ejercicio de los recursos destinados a inversión productiva, añade.