Economía

CEESP descarta cambios drásticos en la relación bilateral con Estados Unidos

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado reconoce oportuna una actualización del acuerdo con la posibilidad de integrar temas benéficos para sus miembros como propiedad intelectual, laboral, medio ambiente y energía.
Leticia Hernández
27 noviembre 2016 13:22 Última actualización 27 noviembre 2016 14:45
Etiquetas
El TLCAN 20 años después

El TLC entre México, Canadá y Estados Unidos fue la primera iniciativa económica verdaderamente regional, cuyo propósito fue aumentar los flujos comerciales y de inversión entre los 3 países; sus principales protagonistas nos relatan cómo se dieron las negociaciones.

Las cifras de la importancia económica que tiene el Tratado de Libre Comercio de América del Norte para sus tres socios avalan la expectativa de que no haya grandes cambios en la relación bilateral en 2017, señala el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), y reconoce oportuna una actualización del acuerdo con la posibilidad de integrar temas benéficos para sus miembros como propiedad intelectual, laboral, medio ambiente y energía, entre otros.

En su análisis semanal sobre la economía mexicana, advierte que las autoridades del vecino del norte desestiman un efecto importante de verse afectado el flujo comercial entre los dos países.

“Deberán considerar que México es el tercer país proveedor de bienes a la economía de los Estados Unidos, y también el tercero hacia donde esa economía dirige sus productos, intercambio que equivale a cerca de 500 mil millones de dólares al año. Para aproximadamente el 60 por ciento de los estados de la Unión americana, Canadá o México ocupan el primer o segundo mercado de exportación más grande”, señala.


Explica que el comercio de Estados Unidos con sus dos socios comerciales ha apoyado a más de 140 mil pequeñas y medianas empresas. A medida que el comercio de los Estados Unidos se ha incrementado como resultado de los acuerdos comerciales, también lo ha hecho el número de empleos relacionados con el comercio.

Un estudio realizado a solicitud de la Cámara Americana de Comercio sobre los efectos del comercio de los Estados Unidos con los socios del TLCAN, indica que el comercio con Canadá y México apoya un total neto de casi 14 millones de empleos en los Estados Unidos, de los cuales, casi cinco millones son apoyados por el aumento del comercio generado por este tratado. “Ninguna otra iniciativa emprendida por el gobierno de los Estados Unidos ha generado empleos a una escala comparable a la del TLCAN, con excepción de la liberalización comercial multilateral iniciada en 1947”, apunta.

La apertura comercial ha favorecido la inversión extranjera directa. De 1999 al tercer trimestre del presente año la inversión extranjera directa proveniente de los Estados Unidos hacia México sumó 457 mil 230 millones de dólares. Por otro lado, las ventas en México por parte de las filiales mayoritarias de los Estados Unidos ascendieron a 43 mil 400 millones de ólares, mientras que las ventas en Estados Unidos de empresas mayoritariamente mexicanas sumaron 7 mil 500 millones de dólares en 2013.

“Estas cifras son las que hacen que la incertidumbre aumente cuando existe la posibilidad de alguna modificación unilateral en materia de apertura comercial. Sin embargo, también son la razón que reducen la posibilidad de un ajuste drástico en la relación comercial el próximo año, debido al costo que representaría para los países involucrados”, puntualizó.