Economía

CE respalda legalidad en controles de capital en Chipre

12 febrero 2014 5:16 Última actualización 28 marzo 2013 8:12

[Bloomberg]  Se podrán congelar activos y prohibir el cierre de depósitos a plazo fijo.


 
Notimex
 
La Comisión Europea (CE) respaldó hoy 28 de marzo la legalidad de los controles de capital impuestos en Chipre para evitar una huida de depósitos tras la adopción de su plan de rescate, pero insistió que la medida debe ser levantada 'cuanto antes'.

Bruselas señaló que los tratados de la Unión Europea autorizan a los gobiernos nacionales aplicar restricciones al movimiento de dinero "en ciertas circunstancias y bajo estrictas condiciones con base en políticas públicas o de seguridad pública (...) y por razones primordiales de interés público".

En el caso de Chipre, "la estabilidad de los mercados financieros y del sistema bancario constituye un asunto de interés público primordial y de política pública que justifican la imposición de restricciones temporales a los movimientos de capitales", afirmó el Ejecutivo en un comunicado.

Sin ello, la isla mediterránea corría el riesgo de experimentar una "huida incontrolable de depósitos, que podría causar el colapso de las instituciones de crédito y el riesgo inmediato de una completa desestabilización del sistema financiero".

Las restricciones, que estarán en vigor durante los próximos 7 días, pueden tener la forma de días festivos para la banca, límites a la retirada de dinero en efectivo, y limites al uso de tarjetas de crédito, débito o prepago.

También se podrán congelar activos, prohibir el cierre depósitos a plazo fijo y la ejecución de ciertas órdenes de pago, explicó la CE.

Pese a la 'necesidad' de la medida, la institución resaltó que "la libertad de movimiento de capital debe ser restaurada cuanto antes, para el interés de la economía chipriota y del mercado único de la UE como un todo".

El Ejecutivo supervisará la aplicación de los controles en colaboración cercana con las autoridades chipriotas, el Banco Central Europeo (BCE), la Autoridad Bancaria Europea (ABE) y los demás países de la UE.

Además, se comprometió a evaluar de manera continuada la necesidad de extender la validez de las limitaciones.