Economía

Carlos Hank sería una influencia indebida sobre dirección: Moody’s

De acuerdo con la agencia, la llegada de Carlos Hank González podría representar una influencia indebida sobre la dirección de Banorte, lo que podría provocar que los accionistas revoquen la decisión del Consejo de administración.
Jeanette Leyva
26 noviembre 2014 15:17 Última actualización 26 noviembre 2014 15:17
[Para analistas de Ve Por Más, Banorte es l tercera emisora con mayor peso en la BMV / Cuartoscuro] 

Cierre mixto en Wall Street con sesgo positivo en un sesión con información económica relevante y también en la recta final de la entrega de reportes trimestrales por parte de las empresas en EU. Los analistas de Banorte Ixe que dan seguimiento a la acción de CEMEX mencionan que si bien los fundamentales de la emisora se mantienen sin cambios.Podría haber algo de presión y volatilidad en el precio en corto plazo, mientras se define quien podría ocupar el lugar del Sr. Zambrano.

La llegada de Carlos Hank González a la presidencia del Consejo de Administración de Banorte podría significar una “influencia indebida” sobre la dirección estratégica del banco, al formar parte de la familia fundadora del grupo financiero, así lo señaló la agencia Moody’s.

De acuerdo con un comentario especial emitido por Moody’s sobre los cambios en la presidencia y dirección general del Grupo Financiero Banorte, que significará la llegada el próximo 1 de enero de 2015 de Hank González a la presidencia, una vez que sea ratificado por los accionistas y el ascenso de Marcos Ramírez a la dirección general, cargo que ejerce desde el pasado jueves, significan un retroceso en los esfuerzos del grupo para crear un Consejo más independiente de la Administración.

Lo anterior porque Carlos Hank González es parte de la familia y nieto del fundador, en conjunto los integrantes de la familia González Barrera tienen el 12.2 por ciento de las acciones.

La nominación de Carlos Hank, señala en el reporte, sugiere que la familia González, que ahora posee el 20 por ciento de los asientos del consejo, “podría tener una influencia indebida sobre la dirección estratégica del banco”.

Moody’s recordó que en los últimos años, Banorte había aumentado constantemente el número de consejeros independientes de 53 por ciento que tenía en 2011 a 67 por ciento, muchos de ellos se integraron durante la administración de Guillermo Ortiz.

Debido a que los accionistas deben avalar la llegada de Hank González a la presidencia, existe el riesgo de que decidan en la próxima reunión revocar la decisión del Consejo de administración y no ratificar la presidencia de Carlos Hank.

Esto, explicó Moody’s, porque el 87.8 por ciento de las acciones está en manos de fondos nacionales e internacionales, quienes han mostrado preocupación sobre los cambios hechos en la dirección general.