Economía

Carbón sería la principal fuente de energía en 2017

13 febrero 2014 5:1 Última actualización 18 diciembre 2012 10:47

 
Reuters
 
El carbón casi superará al petróleo como fuente de energía dominante hacia el 2017 y sólo una caída en los precios del gas podría frenar el uso de este combustible fósil más contaminante mientras su costo no suba, dijo la Agencia Internacional de la Energía (AIE).
 
La AIE, el organismo energético de los países desarrollados, ha dicho que sin una importante reducción del uso de carbón la temperatura global promedio podría subir 6 grados centígrados para el 2050, lo que llevaría a cambios climáticos devastadores.
 
China usará más carbón que el resto del mundo en su conjunto, mientras que India alcanzará a Estados Unidos como el segundo mayor consumidor mundial y se convertirá en el principal importador global, pronosticó la AIE en su Informe del Mercado de Carbón a Mediano Plazo, publicado el martes.
 
"La participación del carbón en el conjunto de la energía global sigue creciendo cada año, y si no se hacen cambios a las políticas actuales, el carbón alcanzará al petróleo en una década", dijo la directora ejecutiva de la AIE, Maria van der Hoeven, en un comunicado.
 
La utilización del altamente contaminante combustible fósil ha aumentado en la última década, principalmente debido a una demanda más fuerte desde China e India.
 
El carbón ahora equivale al 28% del consumo total de energía primaria y la demanda por el combustible fósil subió un 4.3% en el 2011, según el reporte.
 
Las cifras resaltan la continua adicción mundial por una fuente de combustible que ayudó a girar las ruedas de la revolución industrial del Siglo XIX.
 
El mundo quemará alrededor de 1,200 millones de toneladas de carbón por año adicionales para 2017 comparado a la cantidad actual, lo que equivale al consumo de carbón de Rusia y Estados Unidos combinados, dijo la jefa de la AIE.
 
El consumo global de carbón llegaría a 4,320 millones de toneladas de crudo equivalente (mtce) para 2017, comparado a 4,400 mtce de petróleo, si bien el ritmo de crecimiento sería más lento que en la última década, pronosticó la AIE.
 
El informe resaltó que mientras los precios del carbón en Europa y en otros lugares del mundo estén bajos, sólo una fuerte competencia del gas a bajo precio sería efectiva en la reducción de la demanda de carbón.
 
"La experiencia estadounidense sugiere que un mercado de gas más eficiente, marcado por precios flexibles y alimentado por recursos locales no convencionales que son producidos en forma sostenible, puede reducir el uso del carbón, las emisiones automotrices y las tarifas de energía al consumidor, sin dañar la seguridad energética", dijo van der Hoeven.
 
"Europa, China y otras regiones deberían tomar nota", agregó refiriéndose a un auge del gas no convencional que ha llevado a las empresas de energía estadounidenses a recortar los precios de este producto en alrededor de la mitad frente a los niveles de 2008 y ha derivado en una importante reducción en el uso de carbón.