Economía

Captura de pepino de mar, actividad con redituables ganancias

12 febrero 2014 4:23 Última actualización 05 mayo 2013 16:51

[Archivo] Durante la actual temporada se han capturado poco más de mil toneladas de este producto marino. 



Yoisi Moguel

Mérida.- En los últimos 10 años la captura de pepino de mar se ha convertido en la actividad económica de moda por las redituables ganancias que deja la exportación de este producto, aunque para ello los pescadores tengan que arriesgar la vida.

El director de Pesca de la Secretaría de Desarrollo Rural de Yucatán, Delfín Quezada Domínguez, dio a conocer que durante la actual temporada, que inició el 26 de abril, se han capturado poco más de mil toneladas de este producto marino, cifra que rebasa el 50 por ciento de las mil 800 autorizadas por la Comisión Nacional de Pesca y Acuacultura (Conapesca) para la entidad.

Para Yucatán, explicó, se autorizaron 540 embarcaciones para trabajar en la captura del pepino de mar, del 26 de abril al 14 de mayo próximo.

En la captura de esta especie participan entre dos mil y dos mil 500 hombres y dos buzos, un ‘manguerero’ y un capitán de barco.

Pero para las labores de pesca se tiene a más de siete mil personas tras la especie, sumando a los que encargan del cocimiento y de la comercialización, así como de otras tareas que tienen que ver con esta fructífera actividad, que tiene en peligro de extinción a esta especie marina.

Delfín Quesada indicó que en esta pesquería realizada en el litoral yucateco también se emplearon a pescadores de Veracruz, Tabasco y Campeche, quienes fueron contratados por los permisionarios.

En el litoral del estado se cuenta con una nutrida biomasa de pepino de mar, de ahí que la población de este producto no se verá afectada por la temporada de captura, afirmó.

Sin embargo, para la captura de pepino de mar las autoridades estatales y federales extremaron las medidas de vigilancia para evitar que esta especie marina sea depredada y para evitar conflictos entre pescadores de Yucatán y Campeche.

Empero Delfín Quezada negó que vaya a haber una sobreexplotación del pepino de mar, pues el propio pescador está consciente que debe cuidar ese recurso respetando el volumen de obtención y no realizar la captura en el período de veda para que no se extinga este producto de gran demanda en el mercado asiático.

Si cuidamos esta especie y tomamos en cuenta que esta dejó de ser una pesquería de fomento y pasó a ser comercial, está llamada a ser de gran importancia, incluso mayor a la del pulpo, mero y langosta, subrayó.

Sobre el precisó, apuntó que el kilogramo fresco de la especie se paga de 20 a 30 pesos, resultado de su regulación, aunque anterior a ello, la adquisición de la recolección furtiva del pepino de mar tenía un valor de 40 a 50 pesos el kilogramo.

Y mientas se realiza la actividad las autoridades estatales y federales, con el apoyo de las Fuerzas Armadas han reforzado los operativos de seguridad por toda la costa yucateca.

En este tema, el secretario General de Gobierno, Víctor Caballero Durán, advirtió a aquellos pescadores que no cuenten con permiso para la captura del pepino de mar que las autoridades han unificado fuerzas para la vigilancia marítima, terrestre y aérea en todos los puntos de la costa yucateca.

El funcionario estatal anotó que como parte de los operativos tienen se instaló una base de operaciones mixta móvil, la cual hace recorridos por el municipio de Dzilam de Bravo hasta cubrir todos los puertos del litoral yucateco.

En este trabajo de vigilancia, elementos de seguridad del Gobierno del Estado, fuerzas militares y autoridades federales, apoyan a los oficiales de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca, reiteró.

Caballero Durán resaltó que en los puntos de revisión establecidos en las carreteras se ha tenido resultados positivos, pues ya se han detenido tres vehículos que transportaban sin permiso mil 978 kilogramos de pepino de mar procesado, equivalente a nueve toneladas del producto entero.

Por su parte, el comandante de la XXXII Zona Militar, Luis Vélez Fernández, apuntó que este nuevo mecanismo de coordinación entre autoridades estatales y federales, con el Ejército Mexicano, apoyará por tierra, mar y aire las acciones realizadas en los puestos de control, donde se vigila el cumplimiento de las normas establecidas para la captura del equinodermo.

La base de operaciones estará integrada por mandos, elementos, aeronaves, embarcaciones y vehículos terrestres de las Secretarías de la Defensa Nacional (SEDENA), de Marina (SEMAR) y de Seguridad Pública (SSP), así como de la Fiscalía General del Estado (FGE), la Procuraduría General de la República (PGR) y la Policía Federal, así como vigilancia del C-4, apuntó.
 
Información proporcionada por Finsat.