Economía

Caos cambiario mundial por reversión de tasas en EU

12 febrero 2014 4:44 Última actualización 31 mayo 2013 9:4

[Bloomberg / Archivo] El yen, euro, dólar canadiense, libra y dólar australiano se vuelven altamente volátiles; las divisas latinoamericanas se desploman. 


 
Antonio Sandoval
 
El mundo enfrenta un caos cambiario ante la reversión de las tasas de interés en Estados Unidos; prácticamente todas las divisas del mundo han entrado en zona de alta volatilidad frente al dólar, debido a que los réditos en ese país abandonaron el sótano y ahora se dirigen hacia los pisos superiores.
 
La moneda japonesa inició la semana prácticamente en 103 yenes, pero cerca del cierre del periodo ha recuperado hasta 100.80 unidades; sin embargo, la señal es de volatilidad.
 
El euro cotizaba la semana anterior en 1.2860, pero ya se ubicaba el jueves en 1.2930 unidades; el dólar australiano empezó débil sobre niveles de 1.0390 unidades y se fortaleció hacia el soporte de 1.03 dólares australianos por su par estadounidense; el dólar canadiense también tuvo la misma tendencia con debilidad inicial y fortaleza posterior; en cambio, la libra esterlina cotizaba cerca de 1.51 dólares por libra la semana anterior y se consolidó en 1.5230 unidades cerca del cierre de esta semana.
 
En cambio, la semana que está por concluir amenaza con ser una de las peores del año para las divisas latinoamericanas. El peso mexicano lleva hasta el momento un desplome de 2.01%; el real brasileño se cae 2.98% y el peso chileno hace lo propio con 2.3 puntos porcentuales.
 
La clave son las tasas de interés en Estados Unidos. Apenas el pasado 2 de mayo los bonos a plazo de 10 años, los mayores referentes interbancarios globales, cotizaban en un mínimo de 1.63%, muy cerca del histórico de 1.55 puntos porcentuales; a partir del día siguiente iniciaron una carrera alcista que los llevó ayer a 2.11 unidades, y 0.48 centésimas de punto que para los mercados monetarios significa un mundo de dinero.
 
En consecuencia, el bono mexicano ha tenido que ajustarse a las nuevas condiciones, pero ni siquiera así pudo evitar la caída del peso; el bono pasó de 4.5% el 2 de mayo a 5.38% ayer mismo, casi 1 punto porcentual respecto al inicio de mes.
 
Los mercados están adaptándose a condiciones cambiantes, pero de manera especial en Estados Unidos han abierto la puerta para que sucedan fenómenos que se habían esfumado hace algún tiempo, como la volatilidad en las divisas globales, los movimientos de las tasas de interés del mundo y las expectativas que se generan todos los días respecto a cuándo y cómo tomará una decisión el Banco Central estadounidense en torno de su política monetaria.
 
De manera un tanto encubierta, pero Estados Unidos se ha convertido en el epicentro del mundo financiero, y parece que es sólo el principio.
 
 
Información proporcionada por El Financiero Diario.