Economía

Canasta de alimentos es más cara en el súper

Los intermediarios es uno de los factores que contribuyen a que en los supermercados, la Canasta Alimenticia Recomendable cueste 6.3 por ciento más que en los mercados tradicionales y hasta 16 más que en los tianguis, reveló estudio de la UNAM.
Zenyazen Flores
28 junio 2015 22:31 Última actualización 29 junio 2015 5:5
walmart

La Canasta Alimenticia Recomendable es hasta 6.3 por ciento más cara si se adquiere en los supermercados. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- La Canasta Alimenticia Recomendable (CAR) registró un valor promedio por día de 202.98 pesos al mes de mayo en los mercados tradicionales, un costo que aumenta 6.3 por ciento para la misma canasta si se adquiriera en las cadenas de supermercados, donde el precio es de 215.69 pesos, indica un estudio del Centro de Análisis Multidisciplinario (CAM) de la UNAM.

Incluso, el reporte muestra que el precio de la CAR puede incrementarse hasta 16 por ciento comparado con el valor de los productos si éstos se compran en un tianguis, donde el valor de la canasta fue de 185.89 pesos, frente a lo que cuesta comprarlo en una cadena de autoservicios.

La CAR fue diseñada por el Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”, y se encuentra integrada por 40 alimentos para la ingesta diaria de una familia de cuatro integrantes (dos adultos y dos jóvenes).
Luis Lozano, coordinador del CAM, señaló que el alza en los precios en los supermercados se atribuye, en parte, a los intermediarios que influyen en que los precios se eleven hasta llegar a un precio final en el anaquel.


“Se piensa que es mucho más barato y sencillo asistir con las grandes cadenas de la distribución de alimentos, enseres domésticos, electrónicos, herramientas, medicamentos, vestido y calzado, y demás productos que cotidianamente requiere una familia mexicana, pero no siempre resulta más barato comprar en los supermercados”, comentó.

No obstante, Luis Lozano apuntó que en ocasiones los trabajadores se ven obligados a comprar los productos básicos en los supermercados porque como parte de sus prestaciones laborales reciben vales de despensa canjeables en autoservicios.