Economía

Cambios en México garantizan entorno económico favorable: EPN

Al clausurar el X Encuentro Empresarial Iberoamericano, el presidente Enrique Peña Nieto señaló que con las transformaciones que lleva a cabo su administración, el país garantiza un entorno económico más competitivo, confiable y atractivo para el desarrollo de negocios.
Notimex
07 diciembre 2014 21:42 Última actualización 08 diciembre 2014 0:36
Enrique Peña Nieto. (Cuartoscuro)

El mandatario mexicano clausuró el X Encuentro Empresarial Iberoamericano acompañado por el rey de España, Felipe VI de Borbón. (Cuartoscuro)

BOCA DE RÍO.- El presidente Enrique Peña Nieto afirmó que con las transformaciones que está llevando a cabo, México garantiza un entorno económico más competitivo, confiable y atractivo para el desarrollo de negocios.

Al clausurar el X Encuentro Empresarial Iberoamericano, en el que participó el rey de España, Felipe VI de Borbón, el mandatario llamó a los inversionistas a conocer mejor México e invertir en él.

Durante el acto celebrado en el marco de la XXIV Cumbre, Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, el Ejecutivo federal detalló que este proceso de cambio se lleva en tres vertientes; el primero se refiere a la transformación del marco institucional.

En los primeros dos años de la actual administración se han concretado 11 reformas transformadoras, seis de ellas de carácter económico, para fortalecer la productividad y la competitividad de la economía.

La segunda vertiente es el desarrollo de infraestructura en obras y proyectos de gran relevancia a lo largo y ancho del territorio nacional, lo que permitirá modernizar y ampliar la red carretera en más de cinco mil 800 kilómetros, duplicar la capacidad de los puertos y ampliar en 75 por ciento la red de gasoductos del país.

Explicó, asimismo, que la tercera vertiente es la transformación de las políticas públicas para incrementar su eficacia e impacto positivo en la vida cotidiana de los mexicanos.

Para ello llamó a invertir en México, porque las transformaciones que se están haciendo garantizan un entorno económico más competitivo, confiable y atractivo para el desarrollo de negocios.

El gobernante puntualizó que tan solo en 2013 el comercio de México con naciones de Iberoamérica ascendió a 53 mil millones de dólares y que en los últimos 15 años esos países han realizado inversiones en territorio mexicano por casi 54 mil millones de dólares.

El presidente de la República también recordó que en los dos últimos años, su gobierno ha profundizado sus puentes de entendimiento con esta región.

“México está comprometido con Iberoamérica y muestra de esta cercanía es que durante esta administración he realizado visitas a 13 naciones de la región, mientras que México ha recibido a ocho de sus mandatarios”, expuso.

Pero más allá de esas cifras las alianzas con las empresas de Iberoamérica se ven reflejadas en inversiones y proyectos innovadores, en la creación de miles de empleos, así como más y mejores servicios y productos para nuestras poblaciones”, añadió.

Para facilitar los intercambios económicos, recordó que en septiembre de 2013 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio con Centroamérica, que unificó los acuerdos en la materia de México con Costa Rica, Nicaragua, Guatemala, Honduras y El Salvador.

Para febrero de 2014, además, Chile, Colombia, México y Perú suscribieron el protocolo adicional al Acuerdo Marco de la Alianza del Pacífico.

Peña Nieto destacó que una vez que sea aprobado por los Congresos de la región, se desgravará de inmediato 92 por ciento del universo arancelario común mientras que el restante ocho por ciento se desgravará a corto y mediano plazos.

En abril de 2014, agregó, México suscribió un Tratado de Libre Comercio con Panamá, al tiempo que se trabaja con las autoridades y países de la Unión Europea para actualizar el Acuerdo de Asociación Económica, Concertación Política y Cooperación.

Ello permitirá una integración productiva y comercial, especialmente con España y Portugal.

“Todos estos instrumentos facilitarán la presencia y expansión de empresas iberoamericanas en México, precisamente en un momento de grandes oportunidades para las inversiones generadoras de empleo derivada del proceso de transformación estructural que lleva el país”, expresó.

El Ejecutivo federal reconoció también la iniciativa de la presidenta del Banco Grupo Santander, Ana Patricia Botín-Sanz, para respaldar un amplio programa de becas para los jóvenes iberoamericanos con 945 millones de dólares durante los siguientes cuatro años.

Hoy Iberoamérica no sólo está unida por su historia, la cultura y nuestros idiomas, sino que está más cerca que nunca por sus economías, declaró el presidente de México.

Asimismo hizo votos porque los lazos de fraternidad y hermandad que identifica a los países de esta región, encuentren un vínculo a través de la integración de las cadenas de valor o de los intercambios comerciales o industriales que tengan nuestras naciones.

La Cumbre Iberoamericana ha sido un espacio idóneo para el diálogo entre gobiernos y entre comunidades empresariales en favor del progreso y desarrollo de nuestras sociedades, destacó el presidente Enrique Peña.

Por su parte, el rey Felipe VI llamó a lograr el crecimiento sostenido de las economías de países iberoamericanos y que éste se traduzca en bienestar real para todos los ciudadanos, en el cual sea posible desterrar o reducir la pobreza y el desempleo.

Confió que en los próximos años las empresas multilatinas se expandan cada vez más fuera de sus bases regionales hacia Europa, Asia y África.

“Si los 90 fueron los años de la internacionalización de empresas españolas en Iberoamérica, esta década ya está siendo la de la expansión de las grandes multinacionales latinoamericanas, y las invitamos a que lo hagan aún más”, expuso el monarca español.

Es cierto que hoy hay incertidumbres, “pero si se sortean y se superan con coraje y con decisiones acertadas, esta región será claramente un motor de la recuperación económica mundial. Por eso, debemos estrechar aún más nuestros lazos”, acotó.

Felipe VI de Borbón afirmó que “América Latina dispone de buenas condiciones de partida para asumir el papel destacado en el crecimiento mundial que merece”.