Economía

Calificaciones de Oceanografía advertían del riesgo, afirma S&P

Eduardo Uribe-Caraza, director general de la firma en América Latina, señala que la empresa tuvo calificación de B+ y una de cada tres empresas con ese grado cae en incumplimiento
después de cinco años.
Marcela Ojeda
06 marzo 2014 17:6 Última actualización 06 marzo 2014 18:59
 [Standard & Poor's prevé mayor rentabilidad de Sigma. / Bloomberg / Archivo]  

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- Antes de 2010, la calificadora de riesgo Standard and Poor's (S&P) ya había alertado acerca de la situación por la que atravesaba la empresa Oceanografía, manifestó el Director General y líder analítico para América Latina de dicha agencia, Eduardo Uribe.

"Nosotros nos fijamos mucho en compañías que están en las categorías bajas de calificaciones, en su nivel de transparencia y gobierno corporativo, porque ésta es una señal muy clara de que la compañía puede tener problemas en el futuro, debido a sus malas políticas financieras y manejos no transparentes frente a acreedores o inversionistas.

"El caso que acabamos de ver de Oceanografía es un claro ejemplo en el cual, por ejemplo nosotros calificamos a la compañía hace varios años en un nivel de B+, que lo que significa en nuestra historia de defaults es que una B después de 5 años, una de cada tres B´s de estar 5 años, 'defaultea'. Esa es una clara señal de que estás metiéndote en un riesgo significativo al invertir en esa compañía", indicó

Al intervenir en la 9a. Cumbre Financiera Mexicana organizada por Latin Finance, Uribe-Caraza subrayó que dos o tres años después de que S&P calificó a Oceanografía, la compañía les dejó de dar información, y a su vez la agencia calificadora dejó de dar información al mercado.

"La dejamos de calificar en 2010 y ahorita la compañía tiene los problemas legales que tiene. Entonces, es una alarma, una señal muy clara al mercado, al inversionista, de que tiene que buscar que las compañías sean más institucionales; tengan buenos gobiernos corporativos y por ende esto se traduzca en buenas prácticas en su manejo de negocios y en materia financiera", subrayó.

Entrevistado al término de su participación, precisó que con base en sus estudios de incumplimientos históricos, para cada categoría de calificación ponen cuál ha sido la experiencia de incumplimientos.

"Por ejemplo, para la categoría de las B's, que es la categoría más baja antes de las que ya están casi, casi en incumplimiento, una de cada cinco incumple en los primeros cinco años.

"Cuando sacamos una calificación esperamos que el inversionista cheque esos precedentes y por lo tanto asuma ese riesgo al momento de comprar ese bono. Posteriormente, cuando nosotros retiramos una calificación por falta de información, también es otra alerta de que algo está mal con la compañía".

Cuestionado acerca de si actualmente hay riesgos sobre otras compañías sobre las que S&P pudiese advertir que atraviesan por una situación similar a la que en su momento alertó respecto a Oceanografía, el especialista subrayó que no, en esa industria.

Dijo que tienen varias compañías que están calificadas en los niveles bajos, que han reestructurado deuda recientemente y todavía tienen una posición frágil, "pero son más problemas financieros, que temas de gobierno corporativo o de transparencia".