Economía

Caída del crudo amenaza a empresas que acotan calentamiento global

La caída de los precios del petróleo amenaza los esfuerzos por reducir la contaminación, porque aumentan las presiones  en tecnologías como la energía solar y eólica y hacen que algunos proyectos demoren más en dar frutos.
Bloomberg
11 noviembre 2015 0:2 Última actualización 11 noviembre 2015 5:5
contaminación

Los bajos precios de los combustibles fósiles amplían la estimación de cuánto tiempo toma a los proyectos recuperar sus costos.(Archivo)

La caída en los precios del petróleo amenaza socavar los intentos para reducir la contaminación responsable del calentamiento global, especialmente los proyectos diseñados para obtener el máximo de cada barril de petróleo, concluyó la Agencia Internacional de la Energía (IEA, por sus siglas en inglés) en su evaluación anual de los mercados.

Si el costo del crudo se mantiene cerca de 50 dólares por barril hasta el final de la década, los combustibles convencionales más económicos obstaculizarían el desarrollo de vehículos eléctricos y biocombustibles que ayudan a reducir las emisiones de carbono, dijo la AIE.

Además, la agencia estimó que se perderían cerca de 800 mil millones de dólares en mejoras en la eficiencia de autos, camiones y aviones.
Las conclusiones ilustran la complejidad del objetivo de las Naciones Unidas para lograr un acuerdo histórico sobre el control de las emisiones de los combustibles fósiles hacia finales del año.

Si bien los más bajos precios del petróleo están ayudando al mundo a recuperarse de una depresión económica, también están aumentando las presiones competitivas en tecnologías como la energía solar y eólica y hacen que algunos proyectos demoren más en dar frutos.

FOCOS
*La perspectiva. Para 2015 era un alza de un tercio en la demanda energética entre 2013 y 2040 y un lazo contaminación-crecimiento más débil.

*Las medidas. China e India se unieron a EU y Unión Europea en implementar normas de eficiencia y se cubrió a más de un tercio de países.

PRECIOS MÁS BAJOS
“Los bajos precios no son sólo buenas noticias para los consumidores”, escribió la institución con sede en París en su perspectiva anual sobre la energía mundial publicada ayer.

“Los periodos de recuperación más largos significan que el mundo desperdicia cerca de 15 por ciento en ahorro energético”.

La caída del petróleo desde un máximo de más de 140 dólares por barril en 2008 se ha unido a la baja de los precios del carbón y el gas natural, los principales combustibles para la generación de energía que compiten con la energía eólica y solar. Hacer que la gasolina sea más económica en la estación de servicio favorece al petróleo sobre biocombustibles fabricados a partir de cultivos como la caña de azúcar y el maíz, indicó la AIE.

El mayor impacto es sobre las medidas para hacer que el consumo de energía sea más eficiente.

Los bajos precios de los combustibles fósiles amplían la estimación de cuánto tiempo toma a los proyectos recuperar sus costos.
La AIE dijo que esas medidas están teniendo un importante impacto en la demanda total, y han proporcionado una “tentadora idea” de “una separación en la relación entre las emisiones de CO2 y la actividad económica”.

ENERGÍA RENOVABLE
“Los más bajos precios del petróleo no tienen un gran impacto por sí solos en el despliegue de las tecnologías de energía renovable en el sector energético, pero sólo si las autoridades se mantienen firmes en la formulación de las normas necesarias para el mercado, las políticas y los subsidios”, indicó el informe.

Las energías renovables se adjudicaron casi la mitad de las nuevas inversiones en generación de energía el año pasado y superarán al carbón como la principal fuente de electricidad a principios de la década que inicia en 2030, obteniendo una cuota de mercado de 50 por ciento en la Unión Europea en 2040, 30 por ciento en China y Japón y 25 por ciento en los Estados Unidos e India, según estimaciones de la AIE.

Estas inversiones ayudarían a mantener el aumento global en las temperaturas en 2.7 grados Celsius para fines de siglo, según cálculos de la AIE. Esto es más que el objetivo de 2 grados adoptado por las Naciones Unidas, pero es inferior a las estimaciones de más de 4 grados que los científicos advirtieron en caso que no se tomaran medidas.

“Dado que el sector energético es la mayor fuente global de emisiones de gases de efecto invernadero, debe situarse en el corazón de las medidas globales para combatir el cambio climático”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.