Economía

Caída de Glencore
cimbra a la minería

Glencore, la gigantesca empresa suiza que domina los mercados mundiales de productos primarios, ha perdido la tercera parte de su valor en un sólo día de la semana pasada, derivado de la caída de los precios de las materias primas, pero también se han visto afectadas las operaciones mineras.
Bloomberg
07 octubre 2015 21:45 Última actualización 08 octubre 2015 5:5
mina metales minería

mina metales minería (Bloomberg)

Conforme los precios de las materias primas caigan, las quiebras de los productores y las fusiones de la industria sin duda se acelerarán. Los proveedores de equipos agrícolas, de minería y de construcción están preocupados. Con este embate, no sorprende que Glencore, la gigantesca empresa suiza que domina los mercados mundiales de productos primarios, haya perdido la tercera parte de su valor en un sólo día de la semana pasada.

Glencore fue fundada en 1974 por Marc Rich, operador de materias primas y fugitivo de los Estados Unidos por evasión fiscal que murió en 2013. En un principio, la firma no tenía activos de minería porque Rich los consideraba demasiado volátiles. En cambio, ponía el acento en la negociación de materias primas y con el tiempo se convirtió en la empresa de comercio más grande del mundo. Rich trató de monopolizar el mercado del zinc en 1993-94 pero fracasó y debió vender el 51 por ciento de la compañía a un equipo de directores del que formaba parte el actual máximo responsable ejecutivo de Glencore, Ivan Glasenberg.

La duda
Los inversionistas tienen que preguntarse si Glencore enfrenta problemas, qué les espera a empresas mineras gigantescas y concentradas como BHP Billiton, Vale, Rio Tinto y Anglo American.

La nueva compañía se involucró directamente en operaciones de minería, pero siguió poniendo el énfasis en la estabilidad de sus ganancias comerciales. El prospecto de la oferta pública inicial de Glencore de 2011 indicaba que su negocio comercial está “menos correlacionado con los precios de las materias primas que sus operaciones industriales, lo que hace que las utilidades de Glencore en general sean menos volátiles que las de los productores puros de metales y productos de minería y energía”.

Las cosas no resultaron así. La caída en picada de los precios de las materias primas y sus 30 mil millones de dólares de deuda han puesto a Glencore contra las cuerdas, al menos a los ojos de los inversores y posiblemente de las agencias de calificación crediticia.

El ejemplo
La compañía Alcoa acaba de tirar la toalla en la producción básica de aluminio y escindió esa división de sus empresas de refinación y procesamiento, que ofrecen más valor agregado.

Pese a las medidas anunciadas en septiembre para reducir la deuda en 10 mil millones de dólares a través de la venta de acciones, la baja de los dividendos, las ventas de activos y los recortes de costos, el rendimiento de su bono denominado en dólares estadounidenses con vencimiento en 2022 pasó de 4.6 por ciento a fines de julio a 11 por ciento hace poco. La acción de Glencore se desplomó un 29 por ciento el 28 de septiembre y bajó un 90 por ciento desde la oferta pública de 2011, realizada durante el pico máximo de los precios de las materias primas.

Si Glencore no puede proteger su negocio de minería, ¿qué les espera a empresas mineras gigantescas?