Economía

Venta de productos escolares cae 35% por piratería: Procentrhico

Comerciantes señalaron que la disminución en las ventas por el regreso a clases se debe al “desmedido” ambulantaje en las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.
Notimex
25 agosto 2015 14:29 Última actualización 25 agosto 2015 15:3
útiles escolares (Cuartoscuro)

útiles escolares (Cuartoscuro)

Empresarios y Comerciantes Unidos para la Protección del Centro Histórico (Procentrhico) A.C., reportaron una pérdida de 35 por ciento en las ventas de productos escolares, debido a la competencia desleal de material pirata y de contrabando.

El presidente de Procentrhico, Guillermo Gazal Jafi señaló que esta baja en las ventas que se realizan por el regreso a clases se debe primordialmente al “desmedido” ambulantaje que circula mayoritariamente en las delegaciones Cuauhtémoc y Venustiano Carranza.

Inventario no vendido, caída en las ventas, fractura económica de la industria papelera mexicana, productos baratos debido a que son ingresados al país de contrabando, fueron algunos de los aspectos que señaló el presidente Gazal Jafi.

Además la competencia desleal, subrayó, está llevando a la industria nacional al cierre de muchas fábricas y comercios.

Por ello exhortó a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) intervenir en este “descarado” y “evidente” contrabando, ya que dichos productos son más baratos, pero de pésima calidad, afectando no sólo a comerciantes sino a consumidores.

Asimismo exigió una explicación por parte de Ricardo Treviño, titular de la Administración General de Aduanas de la SHCP, en la que manifieste cómo estos productos papeleros ingresaron al país a pesar de los controles aduanales.

Agregó que tantas toneladas de productos pueden ingresar a México debido a la corrupción en los tres niveles de gobierno, y aseguró que el descuido por parte de las jefaturas delegacionales es gracias a que pronto terminarán sus periodos administrativos.

En este sentido, solicitó a los próximos encargados delegacionales que tomarán sus puestos en octubre, atender sobremanera el ambulantaje y el contrabando en la vía pública o se convertirá en “una bomba de tiempo en las calles” de la capital.