Economía

Cacao puede permitir
que mujeres en Costa
de Marfil tengan tierras

En Costa de Marfil, el cacao, que es uno de sus principales cultivos, ha dado la oportunidad a más mujeres de pasar del trabajo en las granjas a poseer y manejar sus propias plantaciones, con lo cual han desafiado la costumbre de que no pueden poseer tierras.
Bloomberg
04 diciembre 2014 17:26 Última actualización 04 diciembre 2014 17:26
Cacao

Cada vez más mujeres trabajan y poseen sus propias plantaciones de cacao en Costa de Marfil. (Bloomberg)

Marie Odie golpea una vaina de cacao color púrpura, la mide y luego emprende su marcha entre los árboles de su plantación en la zona centro-occidental de Costa de Marfil. Después de cuatro años de esfuerzo, está a punto de recoger su primera cosecha.

Odie forma parte de un grupo cada vez más numeroso de mujeres que pasan de trabajar en las granjas a manejar sus plantaciones en el mayor productor de cacao del mundo, desafiando una costumbre campesina según la cual las mujeres no pueden tener tierras. Gracias a un activismo feminista resuelto, ayudado por Nestlé SA, las mujeres campesinas de Costa de Marfil, uno de los peores países del mundo en materia de igualdad de género, están teniendo la posibilidad de controlar sus vidas.

Es una manifestación más de la influencia que han ganado las mujeres en la ex colonia francesa, dijo Rodrigue Kone, sociólogo universitario en Daloa, Costa de Marfil, que dicta conferencias sobre derechos humanos. Ampliar los cultivos alimentarios tradicionales como el arroz y la mandioca para incluir otros que generan dinero constituye una forma de empoderamiento, dijo.


“Tener una plantación de cacao o de café significa efectivamente crear una propiedad auténtica”, dijo Kone. “También es un primer paso hacia la herencia. Las mujeres están adquiriendo ese poder”.

Hay aproximadamente 800 mil productores de cacao en Costa de Marfil y alrededor de 8 millones de personas se ganan la vida directa o indirectamente con los granos, el ingrediente fundamental del chocolate. El cacao contribuye en un 15 por ciento al producto interno bruto de 31 mil millones de Costa de Marfil y representa un 40 por ciento de los ingresos por exportación.

MUJERES EXCLUIDAS

Es casi totalmente un cultivo de hombres. Si bien la ley de Costa de Marfil otorga a las mujeres y los hombres iguales derechos de propiedad sobre la tierra, en las zonas rurales se impone la costumbre y las mujeres generalmente se ven excluidas.

Menos de 10 por ciento de los miembros del parlamento de Costa de Marfil y 5 por ciento de los intendentes municipales son mujeres. El país se ubicó en el puesto 143 sobre 152 en el índice 2013 de desigualdad de género del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo. Más de 36 por ciento de las mujeres con edades de 15 a 49 años han sido sometidas a mutilación genital, según UNICEF.

“A las mujeres no se las deja participar totalmente en el sector del cacao debido a los derechos civiles inequitativos y a las normas culturales”, dijo en una entrevista en Abiyán, la capital comercial, Geraldine Fraser Moleketi, enviada especial para temas de género en el Banco de Desarrollo Africano.