Economía

Buscarán proteger
a usuarios de la banca         en Europa

La Comisión Europea propondrá la votación de una nueva ley que busque limitar a los bancos en cuanto a la administración de las cuentas de sus clientes.
Reuters
29 enero 2014 8:56 Última actualización 29 enero 2014 10:52
Letrero de Bankia

Atadura de manos a bancos europeos/(Bloomberg)

Bruselas.- La Comisión Europea (CE) propuso hoy nuevas reglas para el sector bancario de la Unión Europea con el objetivo de cambiar el perfil de riesgo de las entidades y proteger a los clientes en el caso de crisis.

Entre los cambios, se prohíbe a las entidades utilizar sus fondos propios o los depósitos de los clientes para exponerse en actividades de riesgo para su propio beneficio.

Antes de la crisis, algunos bancos aplicaban hasta 15 por ciento de su balance en ese tipo de operaciones, un porcentaje que ha caído para entre 2.0 y 4.0 por ciento, pero que podría volver a subir conforme se confirme la recuperación de la economía europea.

El futuro reglamento también dará a los supervisores bancarios poderes para obligar a una entidad separar en filiales independientes sus actividades de banca comercial (depósitos y créditos) así como de banca de inversión cuando se estima que la coexistencia puede comprometer la estabilidad financiera.

En rueda de prensa el comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier, dijo que se busca "evitar que los bancos eludan la prohibición de ejercer determinadas actividades de negociación realizando actividades ocultas por cuenta propia (...), y que puedan poner en peligro al banco y al sistema financiero en sentido amplio".

No obstante, los bancos tendrán la posibilidad de no separar las actividades si pueden demostrar que los riesgos generados se atenúan por otros medios.

Al mismo tiempo, se prevé un conjunto de medidas destinadas a mejorar la transparencia acerca de las operaciones de financiación de valores por parte de los inversores y de las autoridades de regulación.

"Estas medidas reforzarán la estabilidad financiera y asegurarán que los contribuyentes no terminan pagando los errores de los bancos", defendió Barnier. 

La medida incluye a bancos cuyos activos totales superan los 30 mil millones de euros (40 mil 832 millones de dólares) y cuyas actividades de inversión superan los 70 mil millones de euros (95 mil 286 millones de dólares) o el 10 por ciento de sus activos totales.

Esas entidades son consideradas "demasiado grandes para quebrar, demasiado costosas de rescatar y demasiado complejas para ser objeto de resolución", explicó Barnier.

Bruselas quiere que la prohibición de la negociación por cuenta propia entre en vigor el 1 de enero de 2017 y las normas de separación de actividades de inversión el 1 de julio de 2018.