Economía

Buró de crédito, sinónimo de historial crediticio

12 febrero 2014 4:16 Última actualización 11 junio 2013 9:10

[Bloomberg] 


 
Notimex
 
Si bien el Buró de Crédito pareciera una "lista negra" de deudores, en realidad se trata de una empresa privada que recaba información de otorgantes de créditos y la transforma en historiales crediticios.
 
Estos historiales servirán a diversas instituciones para conocer el manejo de crédito por parte de un individuo o una empresa.
 
Así, una sociedad de información crediticia proporciona a instituciones financieras de diversa índole la información para la administración de riesgo crediticio, lo que se traduce en el nivel de confiabilidad de una persona para recibir un financiamiento.
 
Verificar el historial crediticio es muy fácil, solo basta con hacer una llamada a los números que se ofrecen en la página de Internet de la empresa (www.burodecredito.com.mx), o ir a la dirección que proporcionan también en su portal, con una identificación oficial.
 
Cabe mencionar que por ley se tiene derecho a una consulta al año y de requerir reportes adicionales, tendrán un costo, toda vez que el buró es una empresa privada y no gubernamental.
 
Dentro de la información que maneja el Buró de Crédito no solo está lo que algunos consideran la "lista negra" de personas físicas o morales que cuentan con un mal historial, están todos aquellos que alguna vez han recurrido a una institución financiera en busca de un apoyo crediticio, llámese tarjeta de crédito o hipoteca.
 
Y aunque no existe un boletinaje por parte del Buró, la información de las personas y empresas queda en su base de datos por 6 años, a pesar de que ya se haya liquidado el adeudo con una o diversas instituciones.
 
En consecuencia, es preferente mantener un historial crediticio sano, ya que en esa medida se incrementan las posibilidades de obtener o aumentar un crédito con instituciones.
 
Así, el mismo Buró no otorga ni aumenta las líneas de los instrumentos, solo ofrece la información recabada y proporcionada por las mismas instituciones privadas o gubernamentales.
 
Pero ¿qué se puede hacer para no tener malas referencias? lo mejor es ahorrar y mantener siempre un historial saludable para aprovechar en su momento los diferentes créditos que ofrecen las instituciones financieras.