Economía

Buenos Aires evalúa opciones de financiamiento

La capital argentina, de acuerdo a fuentes cercanas, busca conseguir financiamiento de fuentes extranjeras; entre sus opciones están papeles comerciales en euros y bonos denominados en dólares que son emitidos localmente pero pagados en pesos.
Reuters
28 octubre 2014 18:5 Última actualización 28 octubre 2014 18:5
Buenos Aires

(Bloomberg)

La ciudad de Buenos Aires está sondeando a inversores extranjeros para conseguir financiamiento a corto plazo, con el que pretende refinanciar próximos vencimientos, dijeron dos fuentes con conocimiento directo de las reuniones a IFR, un servicio financiero de Thomson Reuters.

Las opciones incluyen un nuevo bono internacional a cinco años no rescatable hasta el segundo, papeles comerciales en euros y bonos denominados en dólares que son emitidos localmente pero se pagan en pesos. "Es una ciudad muy bien dirigida y no quiere estar en una difícil posición en 2015, por lo que está haciendo sus deberes", dijo una de las fuente.

Sin embargo, la ciudad enfrenta un dilema. Los dólares le permitirían crear un colchón para cumplir con el vencimiento de bonos internacionales sin reducir las menguantes reservas argentinas de divisas. Pero eso es mucho más costoso -y más complicado- que acudir a financiamiento en pesos, la moneda local, según el reporte de IFR.






La ciudad de Buenos Aires tiene un bono por 475 millones de dólares al 12.5 por ciento que vence en abril del 2015 y una nota por 514 millones de dólares al 9.95 por ciento con maduración en 2017.

Tras separar pesos en sus presupuestos para pagar deuda externa, los gobiernos locales a menudo usan esos fondos para comprar divisas del banco central. Sin embargo, eso podría resultar complicado si las condiciones económicas empeoran.

"Su preocupación, como la mía, es que Argentina va a enfrentar una crisis en la balanza de pagos a inicios del próximo año, lo que comprometería severamente la posición de liquidez externa del país", aseguró la segunda fuente a IFR.

Los riesgos podrían llevar a los inversores externos a demandar una estructura que requiera que el prestatario capte dólares para pagos de cupón y capital en el extranjero.

Financiamiento a corto plazo le daría a la ciudad más tiempo antes de las elecciones presidenciales de octubre del próximo año, cuando se espera que llegue al poder un Gobierno más amistoso con los mercados, añadió el reporte de IFR.

Se espera que cualquier nuevo Gobierno inicie conversaciones para solucionar la disputa de una década con acreedores que se rehusaron a aceptar reestructuraciones de deuda en 2005 y 2010 y que demandan el pago completo de sus tenencias de bonos argentinos.

Si eso sucede, la ciudad de Buenos Aires podría tomar financiamiento a corto plazo a menores tasas.