Economía

Buen Fin no frenará
sus ingresos pese a pronóstico conservador

El sector comercial nacional espera para el próximo fin de semana un crecimiento máximo entre cuatro y cinco por ciento, lo que significa que, por cada punto de crecimiento, el sector comercial tendrá ingresos de 1.9 mil mdp; en 2014 fueron de 1.7 mil mdp.
Redacción
11 noviembre 2015 20:28 Última actualización 12 noviembre 2015 11:0
ME. No hay duda: el consumo va para arriba.

ME. No hay duda: el consumo va para arriba.

Este año se podría considerar como un año de expectativas conservadoras para el periodo de consumo denominado como El Buen Fin y es que a diferencia de otros años, organismos como el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y la ANTAD fijó un crecimiento máximo para las ventas de este fin de semana entre cuatro y cinco por ciento.

Las ventas observadas en 2014 durante el Buen Fin fueron de 197.4 mil millones de pesos y tomando como referencia las expectativas máximas, estas podrán superar los 207 mil millones, lo que si bien es un escenario muy conservador, las cifras continuaran siendo positivas para el sector comercial.


Lo anterior significa que por cada punto porcentual que aumenten las ventas en el Buen Fin, los ingresos esperados por el sector comercial serán de casi dos mil millones de pesos. En 2014, cada punto porcentual que aumentaron las ventas, representaron ingresos al sector comercial por 1.7 mil millones de pesos.


Si bien esto dará un impulso a las ventas del mes, en este año el consumo privado trae una dinámica que solo es superada por las cifras reportadas en 2011, cuando la primera edición del Buen Fin impulso en nueve puntos porcentuales las ventas al menudeo para noviembre de ese año. 6.4 en 2012 y 5.2 puntos en noviembre de 2013.

En noviembre de 2014 las ventas totales tuvieron el mismo crecimiento que se observaron en octubre y para este año se espera que estas influyan en dos puntos porcentuales.

Entre los factores que esperan influira en las ventas es una expectativa de mayores precios en los bienes importados, resultado de la depreciación del peso frente al dólar, aunque varios participantes del sector comercial esperan que las ventas cotinuen apuntaladas por un mayor uso de las diferentes lineas de crédito.