Economía

BRICS van por su propia agencia calificadora

Con el fin de bajar costos de endeudamiento y quebrar el dominio de las grandes calificadoras, los países del  grupo BRICS evalúan la creación de una nueva agencia con una estructura de comisiones distinta.
Bloomberg
27 junio 2016 17:22 Última actualización 27 junio 2016 17:22
brics

BRICS van por una nueva agencia calificadora. (Bloomberg)

Los países del grupo BRICS están evaluando crear una nueva agencia de calificación crediticia para quebrar el dominio de las tres grandes calificadoras de los países desarrollados.

Con el fin de bajar costos de endeudamiento que consideran excesivamente altos debido a las evaluaciones de S&P Global Ratings, Fitch Ratings y Moody’s Investors Service, el grupo, integrado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, aspira a crear un competidor con una estructura de comisiones distinta.

La creación de una agencia de calificación que no dependa de los ingresos que proporcionen los clientes que quieren una evaluación de su deuda “está en activa discusión”, dijo telefónicamente el 16 de junio Yaduvendra Mathur, presidente y director gerente de The Export-Import Bank of India.

La entidad crediticia con respaldo estatal es parte de un grupo de trabajo que estudia la factibilidad de una nueva calificadora antes de la próxima cumbre del BRICS, prevista para octubre.

El principal obstáculo para una calificadora de créditos del BRICS sería convencer a los inversores de Estados Unidos y Europa de que las calificaciones se asignan sin presión de los gobiernos. Los detractores de S&P, Fitch y Moody’s dicen que estas firmas están en deuda con las compañías a las que califican porque sus ingresos provienen de esos clientes.

'SANA COMPETENCIA'

“La agencia de calificación crediticia de los BRICS tardará un tiempo en adquirir ese tipo de credibilidad”, señaló Rajrishi Singhal, miembro senior de Estudios Geoeconómicos de Gateway House. “Eso no se conseguirá el primer día. Los inversores estarán muy atentos a cómo se califica y cuáles son los procesos que se aplican”.

Fitch, que tiene su sede en el Reino Unido, dijo que las calificaciones de los mercados emergentes están restringidas por su dependencia del financiamiento externo, lo que a menudo les quita flexibilidad para hacer frente a la volatilidad económica y política.

“Toda agencia de calificación debe adquirir reputación por su independencia y la forma en que gestiona los conflictos de intereses”, dijo Daniel Noona, portavoz de Fitch, en un correo electrónico del 16 de junio. Fitch “cree firmemente en la sana competencia”, añadió.

Los países en desarrollo dicen recibir calificaciones más duras que sus pares desarrollados, lo que hace que el financiamiento les resulte más costoso porque la calificación de las empresas tiene como techo el nivel soberano.

“Mis bonos son más caros que los de muchos otros países”, señaló Mathur, cuya deuda en divisas tiene un precio que en última instancia se fija conforme a la calificación crediticia de India, más baja, pese a tener una calificación AAA de Crisil Ltd. –división de S&P que sólo otorga calificaciones para la deuda emitida dentro de India-. “Esa arquitectura no es la correcta”.