Economía

BRICS lanzan banco de desarrollo en Shanghái

El Nuevo Banco de Desarrollo (NBD) tendrá un capital inicial de 50 mil millones de dólares que serán financiados en forma igualitaria por los cinco miembros.
Reuters
21 julio 2015 8:37 Última actualización 21 julio 2015 8:38
brics

(Bloomberg)

SHANGHÁI.- Funcionarios de los principales países emergentes del mundo lanzaron el martes el Nuevo Banco de Desarrollo (NBD), el segundo de dos fuertemente respaldados por Pekín y que son presentados como alternativas a entidades existentes, como el Banco Mundial.

También conocido como el banco BRICS, se abre tras el establecimiento del Banco Asiático de Inversiones e Infraestructura (BAII), liderado por China.

El nuevo banco financiará proyectos de infraestructura y desarrollo en Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica, que son los países que conforman el grupo BRICS de grandes economías emergentes.

La ceremonia del martes puso fin a una larga espera desde que el NBD fue propuesto por primera vez en 2012. Desacuerdos sobre el financiamiento del banco, su gestión y la localización de su sede aplazaron su lanzamiento.

"Nuestro objetivo no es desafiar al sistema existente como está, sino mejorar y complementar al sistema en nuestra propia manera", dijo el presidente del NBD, Kundapur Vaman Kamath.

Agregó que después de una reunión con el BAII en Pekín, el NBD decidió establecer una "línea directa" con el BAII para discutir temas y forjar vínculos más estrechos entre "nuevas instituciones que se juntan, con una aproximación completamente diferente".

El banco está considerando recaudar fondos emitiendo una cantidad "sustancial" de bonos en mercados miembros para ayudar a mitigar costos derivados de fluctuaciones cambiarias, sostuvo.

El ministro de Finanzas de China, Lou Jiwei, afirmó que el respaldo del NBD a proyectos de infraestructura ayudará a "aliviar el estancamiento de larga data que enfrentan países emergentes y en desarrollo y ayudarlos a acelerarse, ajustarse y mejorar el desarrollo económico".

La ceremonia, que tuvo lugar en Shanghái, donde está la sede central del NBD, fue relativamente de bajo perfil en comparación a la firma en junio del acuerdo para el BAII en Pekín, a la que asistieron delegados de 57 países y el presidente chino, Xi Jinping.

"Estamos ansiosos por cooperar con las nuevas instituciones (...) las necesidades (de infraestructura) son enormes", comentó la vicepresidenta del Banco Mundial, Karin Finkelston, quien agregó que esa entidad había estado ayudando al BAII y al NBD en aspectos como recursos humanos.

El NBD tendrá un capital inicial de 50 mil millones de dólares que serán financiados en forma igualitaria por los cinco miembros. El capital será expandido a 100 mil millones de dólares dentro de los próximos dos años.

Los miembros también establecerán una reserva cambiaria por más de 100 mil millones de dólares. China prometió contribuir con 41 mil millones de dólares, Brasil, la India y Rusia, con 18 mil millones de dólares cada uno, y Sudáfrica con cinco mil millones de dólares.

Kamath, un ex ejecutivo bancario de la India, dijo a Reuters este mes que el NBD planea emitir sus primeros préstamos en abril de 2016.