Economía

Brecha entre productividad y salarios no se ha cerrado: Wissing

Thomas Wissing, director de la Oficina para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo, señala que el salario y su recuperación son temas de mucha relevancia en la discusión de la región sobre el mercado laboral.
Zenyzen Flores
12 octubre 2014 20:22 Última actualización 13 octubre 2014 5:0
OIT.

Wissing afirma que En América Latina casi 50 por ciento del empleo es informal y en México hay tasas cercanas a 60 por ciento. (Édgar López)

En 2010, los países de América Latina y el Caribe se reunieron en Santiago de Chile con la preocupación post crisis del empleo precario y los salarios; cuatro años después vuelven a encontrarse en un debate que coloca de nuevo los salarios como un tema prioritario, ya que pese a avances de la productividad, estos no necesariamente se ha reflejado en mejores salarios.

Thomas Wissing, director de la Oficina para México y Cuba de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), señala en entrevista con El Financiero que el salario y su recuperación son temas de mucha relevancia en la discusión de la región sobre el mercado laboral, ya que en los países latinos la brecha entre productividad y salarios todavía no se ha cerrado.

Esta semana del 13 al 16 de octubre, se realizará la 18 Reunión Regional Americana de la OIT en Lima, Perú, con la consigna de alinear el desarrollo económico con el trabajo decente y la productividad, así como acordar estrategias que permitan la formalización del empleo.

___Hace cuatro años, en Chile, se presentó un informe sobre salarios, y este año en Lima se presentará otro informe con ese tema, ¿el salario sigue siendo una preocupación de la región y cómo llega México en este debate?

___El salario y su recuperación son temas de mucha relevancia en el debate sobre el empleo y el ingreso de los trabajadores y seguramente también se van a discutir en el marco regional.

Vemos que en la región la brecha entre productividad y salarios todavía no se ha cerrado, apenas hace un mes en la reunión del G20 en Australia, junto con la OCDE, un informe documenta cómo a pesar de avances en la productividad, aunque dispares entre países y sectores, pese a esos avances en la productividad no necesariamente se han reflejado de igual manera en la mejora de los salarios.

Entonces ese es un tema que permite debatir cómo articular productividad con incrementos salariales, esto va a ser un tema importante en la reunión de cómo hacerlo, con qué estrategias, con qué ritmo y alcances, y con qué mínimos.

___¿Cómo llega la región a esta nueva reunión a más de cuatro años de la crisis global?

___Lo que ha pasado desde la última reunión, cuando efectivamente la región estaba saliendo de la crisis económica, es que ahora vemos que sí hay una recuperación del empleo formal, hay menos desempleo abierto hoy en día que hace cuatro años, está en un nivel de entre 6.6 y 6.7 por ciento en la región, pero eso no quiere decir que hay que cantar victoria.

Seguimos enfrentando el reto de crear empleo formal para jóvenes sobre todo los que entran al mercado laboral, el bono demográfico que tiene la mayoría de los países de América Latina es una gran oportunidad no solamente para los jóvenes de encontrar buen trabajo, sino también para buscar el desarrollo de nuestros países.

Entonces, el tema es cómo generar crecimiento económico que genere empleo y cómo atraer inversiones que impulsen cadenas productivas que se articulen con las Pymes para que impulsen dinamismo a los mercados internos.

___¿El desempleo ha dejado de estar en el centro de atención y ahora el foco está en la precariedad del empleo y la informalidad?

___No hay que desatender el problema del desempleo, es una región que crece y tiene presiones demográficas, el tema del desempleo no ha desaparecido de la agenda pero sí es cierto que la atención se centra cada vez más en cómo reducir la informalidad y cómo crear empleos formales.

En América Latina casi 50 por ciento del empleo es informal y en México hay tasas cercanas a 60 por ciento, aunque en el último año ha bajado un poco, por lo cual el reto de incentivar la formalización de unidades productivas de empresas y trabajadores, estar en la informalidad genera para el mismo trabajador desventajas en acceso a seguridad social, sobre todo, a derechos laborales como por ejemplo en caso de violación laboral o de poder negociar el salario.

Para la empresa también es una desventaja estar en la informalidad porque no tiene acceso a crédito y apoyos formales, entonces el reto es crear los incentivos correctos que hagan atractiva la formalización para empresas y trabajadores.

___¿Cuál es el papel que tendrá México en esta reunión considerando que llega con una serie de reformas aprobadas que, de hecho, empezaron con la reforma laboral en 2012?

___La experiencia de México puede ser interesante a partir del programa de formalización del empleo que impulsó la Secretaría del Trabajo y Previsión Social desde el año pasado, luego el reciente programa de Crezcamos Juntos que es para facilitar la incorporación de las empresas a la formalidad.