Economía

Brasil sale de recesión
en tercer trimestre,
pero podría ser temporal

La economía brasileña creció 0.1 por ciento en el tercer trimestre con respecto a los tres meses previos, gracias a un aumento del gasto público antes de la elección presidencial de noviembre, aunque el crecimiento podría durar poco pues hay planes de endurecer la política fiscal.
Agencias
28 noviembre 2014 10:13 Última actualización 28 noviembre 2014 10:20
Dilma Rousseff

(Reuters)

La economía de Brasil salió de una breve recesión en el tercer trimestre gracias a un aumento del gasto público antes de la elección presidencial de noviembre, lo que sugiere que el crecimiento podría durar poco, dado que Brasilia ahora tiene planes de endurecer su política fiscal.

La economía brasileña creció 0.1 por ciento en el tercer trimestre con respecto a los tres meses previos, retomando la senda de la expansión después de dos trimestres consecutivos de contracción, según datos oficiales publicados el viernes.

La cifra fue más débil que el crecimiento de 0.3 por ciento estimado en la mediana de los pronósticos de 36 analistas consultados.


El crecimiento en el tercer trimestre fue conducido principalmente por una fuerte alza de 1.3 por ciento en el gasto del Gobierno.

Pero ese estímulo se agotará en los próximos trimestres cuando el Gobierno de Dilma Rousseff limite el gasto, para recuperar la confianza del mercado y para evitar que Brasil sufra una rebaja en su calificación de crédito soberano.

"Más que saltar fuera de la recesión, Brasil se está arrastrando", dijo Neil Shearing, economista jefe para mercados emergentes de Capital Economics en Londres.

La economía de Brasil ha decepcionado desde 2011, creciendo menos de la mitad de su promedio anual de la década previa.

La demanda global de las materias primas del país se ha enfriado, la inflación se ha mantenido obstinadamente alta y la confianza de los inversores empeoró por lo que consideran una intervención excesiva del Gobierno en el sector privado.

Durante el tercer trimestre de 2013, la economía de Brasil se contrajo 0.2 por ciento.

"Técnicamente, sí, salimos de la recesión. Pero en realidad, es un estancamiento", dijo José Francisco de Lima Goncalves, economista jefe de Banco Fator.

El gasto del consumidor, que representa casi dos tercios de la séptima mayor economía del mundo, no logró crecer por tercer trimestre seguido y tuvo una baja de 0.3 por ciento en los meses entre julio y septiembre, con respecto al trimestre previo.

La inversión anotó su primer incremento en más de un año. No obstante, el alza de 1.3 por ciento no bastó para compensar la fuerte caída en los tres meses anteriores.

Los economistas han estado pesimistas acerca de las perspectivas para Brasil en los años próximos.

Además de los recortes en el presupuesto y las alzas de impuestos que está considerando el nuevo equipo económico del Gobierno, los mercados esperan que los grandes proyectos de infraestructura pudieran verse retrasados o reducidos debido a una investigación policial en la estatal Petrobras .

Para que la deuda pública se mantenga controlada es esencial que Brasil tenga un crecimiento económico sostenido.

Aunque la deuda neta de Brasil está actualmente debajo del 40 por ciento de su producto interno bruto, las tasas de interés figuran entre las más altas del mundo, actualmente en 11.25 por ciento.