Economía

Bonos del Tesoro de EU atraen menor demanda desde 2009

Al retraerse los operadores de Wall Street, la demanda de bonos del Tesoro de Estados Unidos cayó a su nivel más bajo desde 2009, hecho que aunque indica que los efectos de la recesión podrían bajar, ha prendido las alarmas en el departamento.
Bloomberg
28 diciembre 2015 17:24 Última actualización 28 diciembre 2015 17:26
Departamento del Tesoro

La demanda de bonos del Tesoro de los Estados Unidos cayó este año al nivel más bajo desde 2009. (Tomada de Facebook)

La demanda de bonos del Tesoro de los Estados Unidos cayó este año al nivel más bajo desde 2009 al retraerse los operadores de Wall Street y los bancos centrales.

El interés de los inversores fue de 2.8 veces los casi 2 mil millones de dólares de pagarés y bonos que han ofrecido los Estados Unidos, indican datos que recopiló Bloomberg. El ratio es menor que el de .99 del año pasado.

Si bien la declinación de la demanda de deuda gubernamental indica que las consecuencias de la recesión podrían estar desvaneciéndose, puede resultar alarmante para el Tesoro.

En momentos en que la Reserva Federal indica que planea elevar las tasas de interés cuatro veces el año próximo luego de subirlas de cerca de cero este mes, el menor interés de dos pilares del mercado de 13 mil 100 millones de dólares de bonos del Tesoro lleva al gobierno a una mayor dependencia de los compradores privados. El riesgo es que su interés decae cuando las autoridades incrementan los costos crediticios.

“Es una primera advertencia de que la demanda de los bonos del Tesoro comienza a declinar” más, dijo David Keeble, jefe de estrategia de renta fija en Nueva York de Crédit Agricole SA. “2016 es un año de desplazamiento al comprador del sector privado. Los bancos centrales son fieles. Los compradores del sector privado son cambiantes”.

DOS FRENTES
Las fuerzas que subyacen en la declinación son dobles. Los 22 operadores primarios, que están obligados a participar en las subastas del Tesoro, absorben en la actualidad la menor proporción de ofertas desde por lo menos 2006 en un contexto de normas de capital más estrictas.

Por su parte, China, el mayor acreedor extranjero de los Estados Unidos, se encamina a reducir la tenencia anual por primera vez en el marco de sus intentos de impulsar su moneda. El monto ha caído alrededor de 200 mil millones a octubre de este año, a menos de mil 400 millones de dólares.

Atraídos por los mayores rendimientos soberanos entre las economías del Grupo de los Siete, algunos inversores compensan la declinación. Los rendimientos estadounidenses a dos años, que son de 1 por ciento, están alrededor de 0.8 puntos porcentuales por encima del promedio de otros países del G-7. Mientras tanto, los bancos comerciales de los Estados Unidos han amasado una cantidad récord de valores del Tesoro a los efectos de cumplir con regulaciones que les exigen tener más activos de calidad, según datos de la Fed.

El gobierno también vende menos deuda luego de que su déficit presupuestario se redujera al menor nivel desde 2007. En momentos en que las necesidades de financiamiento son menores y el Tesoro pasa a concentrarse en las letras a corto plazo, la emisión neta de bonos y pagarés podría declinar 27 por ciento en 2016, según estimaciones de operadores primarios en una encuesta de Bloomberg publicada el mes pasado. La cifra de 418 mil millones de dólares sería la más baja desde 2008.