Economía

BofAML baja pronóstico para economía mexicana en 1T13

12 febrero 2014 4:35 Última actualización 14 mayo 2013 18:34

    [Bloomberg] La institución financiera también redujo su estimación para el Indicador Global de la Actividad Económica de marzo. 



Notimex
 
BofA Merrill Lynch Global Research (BofAML) redujo su pronóstico para el crecimiento de la economía mexicana en el tercer trimestre del año a 1.1%  desde 1.3% previsto, ante la caída de la producción industrial en marzo.

El economista en jefe de BofAML, Carlos Capistrán, apuntó que la institución financiera también redujo su estimación para el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) de marzo, a una baja de 0.52%, desde el alza de 0.25% proyectada anteriormente.

En un análisis, explicó que estas revisiones a la baja están motivadas por los débiles resultados de la producción industrial de marzo pasado, la cual cayó 4.9% respecto al mismo mes de 2012, contra la baja de 2.7% estimada por BofAML.

El especialista precisó que el bache en la actividad económica es producto de la débil demanda externa y del sector de la construcción.

Pese a ello, dijo, la firma mantiene su largamente sostenida perspectiva para el crecimiento del PIB para 2013 en 2.9%, ya que continúa previendo una actividad más fuerte en el segundo semestre de 2013, aunque hizo hincapié en riesgos a la baja.

"Nos mantenemos confiados en que vendrá un mayor crecimiento en el segundo semestre de 2013, por lo que no estamos listos para recortar nuestro pronóstico para el crecimiento del PIB, mismo que ha estado por debajo del consenso por algún tiempo", añadió Capistrán.

De hecho, refirió, el consenso de los especialistas se mueve hacia la proyección de BofAML, recortando los pronósticos de crecimiento del PIB para 2013 a 3.2% (en la primera mitad de mayo) desde 3.5% (en la primera mitad de enero).

Previó que los analistas revisarán aún más a la baja sus pronósticos después de que sean publicadas las cifras de la actividad económica de México este viernes, y alertó sobre riesgos a la baja en las expectativas de BofAML para la actividad doméstica y, por tanto, para el crecimiento del PIB.