Economía

BofA recorta expectativa del PIB de México para 2014 a 3.5%

Una recuperación más lenta de lo estimado, derivado de un consumo privado débil fue lo que llevó a la entidad a reducir su pronóstico, entre otros factores
Diego Elías
28 marzo 2014 17:5 Última actualización 28 marzo 2014 17:15
[BofA recortó su pronóstico del precio del oro para el 2013 a 1.419 dólares la onza/Bloomberg] 

[BofA recortó su pronóstico d

CIUDAD DE MÉXICO.- Bank of America (BofA) recortó el pronóstico de crecimiento para México en 2014 a 3.5 por ciento anual frente al 3.8 por ciento previo, nivel que se encuentra cerca del polémico 3.9 por ciento que estima la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para este año.

De acuerdo con la institución, la base para el crecimiento de la economía mexicana en este año se redujo porque dentro del desglose del Producto Interno Bruto (PIB) del cuarto trimestre de 2013 las exportaciones cayeron 2 por ciento trimestral, además se observó un débil gasto privado.

Adicionalmente, el presente año inició con una recuperación más lenta de lo esperado, resultado de un consumo privado débil y en continuación a los impuestos más altos en México y un menor dinamismo a principios de año en Estados Unidos.

Sin embargo, la entidad prevé una fuerte recuperación en la actividad económica para la segunda mitad del año impulsado por una mayor demanda por parte del país vecino del norte y un mayor gasto público.

Además, estima que el impacto de los impuestos más altos se diluya con el tiempo. Aunado a una política monetaria laxa y cierto goteo derivado del impulso de las reformas.

Por otra parte, vaticinan que el déficit en la cuenta corriente se expanda a 2 por ciento en 2014, luego de que en 2013 se ubicó en 1.8 por ciento como porcentaje del PIB. “Para 2015 auguran que el déficit en la cuenta corriente se expanda aún más hasta 2.5 por ciento del PIB mientras que las inversiones extranjeras directas aumenta substancialmente”.

El mayor déficit en la cuenta corriente será consecuencia de la reforma energética que a finales de 2013 abrió el sector a la inversión privada.