Economía

Sin educación de calidad, éxito de reformas podría elevar desigualdad: BM

El Banco Mundial alerta que el éxito de las reformas estructurales podría aumentar la desigualdad social por el crecimiento de productividad especializada.
Clara Zepeda
07 octubre 2014 13:48 Última actualización 07 octubre 2014 15:2
Maestros

.

CIUDAD DE MÉXICO.- El éxito de las reformas estructurales, como las que se aprobaron en México, podrían aumentar la desigualdad social si no hay un acceso universal a una educación de alta calidad para todos los ciudadanos, alertó el Banco Mundial (BM).

Augusto de la Torre, economista jefe del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, aseguró que “la región está embarcada, México es un ejemplo de ello, en un esfuerzo por crear reformas estructurales para aumentar su crecimiento económico de largo plazo”.

Sin embargo, alertó, que podría darse el caso de que estas reformas tengan éxito y la desigualdad aumente porque el crecimiento de la productividad demanda más destrezas en la fuerza laboral.


“Si no hay un aumento de la calidad de la educación, puede separarse (aumentar) los salarios de los trabajadores con mayores destrezas y habilidades frente a los que tienen menores habilidades.

“Un crecimiento económico con equidad en el largo plazo, no será posible tener esta combinación si no hay un acceso universal a educación de alta calidad para todos (…) se puede aspirar a un crecimiento vigoroso de la productividad, como plantean las reformas, a menos que vaya acompañado de un aumento generalizado en la calidad de la educación, y disponibilidad de educación de alta calidad para todos, de lo contrario, podría generar desigualdades”, aseveró De la Torre.

El especialista del organismo mundial consideró que México tendrá resultados de las reformas, pero hay que ser pacientes, pues éstos llegarán en el largo plazo, toda vez que tiene espacio para endeudarse y apoyar el crecimiento.

Durante el diálogo en línea con el Banco Mundial sobre "Latinoamérica: baja el crecimiento, ¿sube la desigualdad?", De la Torre explicó que surgirán tensiones entre crecimiento y quitad social en el largo plazo en la región.

Una de las razones por las cuales la desigualad bajo en la última dedada en América Latina fue porque hubo dinero para hacer política social y porque aumentó la cobertura de la educación en la gente más pobre.

Pero “ese aumento a la educación de las personas pobres fue mediante escuelas de menor calidad, por lo que al graduarse y salir al campo laboral,éstos individuos demandan un salario más bajo, parte de la razón por la que los salarios bajaron y las distancias salariales se estrecharon”.

En el marco de la reunión de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM) en Washington, el economista del organismo mundial aseguró que lo más importante en América Latina es evitar que el progreso social se estanque o se aplane.

De la Torre defendió que importa más sostener más el empleo que el salario para reducir la desigualdad, pues el empleo, más que el crecimiento económico, es lo que más incide en la desigualdad.

“El salario mínimo (como se discute en varios países de la región) es un precio simbólico para la sociedad, y efectivamente uno de los factores más importantes detrás de la caída de la desigualdad hace una década fue la reducción de la dispersión salarial. Ahora importa más sostener el empleo que salarios para reducir la desigualdad”, dijo, que AL da la fotografía de la región más desigual del mundo.