Economía

Bélgica avanza hacia impuesto sobre paraísos fiscales

El gobierno analiza establecer un impuesto con el que reforzaría el control de la evasión fiscal y recaudar hasta 50 millones de euros en un año.
Notimex
21 mayo 2015 9:15 Última actualización 21 mayo 2015 9:15
Euro

(Bloomberg)

BRUSELAS.- Bélgica avanzó hoy hacia la adopción de la llamada “tasa Caimán”, un impuesto con el que el gobierno pretende reforzar el control de la evasión fiscal y recaudar hasta 50 millones de euros (unos 55.6 millones de dólares) en un año.

La iniciativa forma parte de un paquete de nuevas medidas fiscales aprobado este jueves por el consejo de ministros.

El proyecto establece que las empresas belgas con construcciones jurídicas en el extranjero deberán pagar sus impuestos en Bélgica en el caso de que la tasa de imposición en el otro país sea inferior al 15 por ciento del capital.

También incluye un cambio en el sistema fiscal impuesto a los comerciantes de diamantes, uno de los principales sectores económicos del país.

El comercio de esa piedra preciosa estará sujeto a un impuesto de 0.55 por ciento de los beneficios generados y ya no permitirá deducciones fiscales, como en la actualidad.

El gobierno estimó que la recaudación por el impuesto sobre el diamante también podría generar 50 millones de euros (55.6 millones de dólares) al año.