Economía

BCE debe actuar sobre fragmentación de mercados financieros: España

12 febrero 2014 5:24 Última actualización 09 abril 2013 8:13

 [Bloomberg]La tasa de interés que fija el banco central debe de ser el mismo para todas las empresas de la zona. 


 
 

Reuters
 

El ministro de Economía español, Luis de Guindos, dijo el martes que el Banco Central Europeo debería actuar en relación con la fragmentación de los distintos mercados de financiación en Europa.
 

"El banco central establece a través de sus instrumentos de política monetaria lo que tiene que ser el tipo de interés que pagan las empresas", dijo.
 

"Sería lógico que este tipo de interés fuera el mismo para todas aquellas empresas europeas de la Unión Monetaria que están en mismas condiciones de solvencia. Eso no es así. Por lo tanto, hay que hacer algo. Es una discusión que está ahí, es una discusión que está abierta", declaró.
 

El titular de economía respondió así a la pregunta de qué nuevas competencias debería asumir el banco central después de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, abriese la víspera este debate.
 

Guindos se ha referido en numerosas ocasiones en los últimos 2 años a los excesivos costos de financiamiento de algunos países de la UE que no estarían justificados por los niveles de solvencia.
 

Contracción en primer trimestre
 

El funcionario señaló que las previsiones del Producto Interno Bruto (PIB) en el primer trimestre del año van a cumplirse, con una proyección de contracción de entre 5 y 6 décimas porcentuales desde la retracción del 0.8% en el último período de 2012.
 

"Lo que me indican los servicios del ministerio de Economía es que ha sido menos malo que lo que fue el último trimestre del año pasado (...) Lo que teníamos previsto era una caída de cinco o seis décimas en el primer trimestre", dijo en una conferencia en Madrid.
 

"En relación con lo que es el primer trimestre, todavía con indicadores no completos (...) la situación de este perfil se va a cumplir", dijo el ministro explicando que el perfil de previsión para el año apunta a una mejora progresiva por trimestres para llegar a un leve crecimiento positivo en la última parte del año.
 

Aunque el objetivo oficial para el conjunto del ejercicio es de una contracción del 0.5%, en el mercado se da por descontado que España revisará hasta el uno por ciento su estimación recesiva con ocasión de la remisión de sus nuevos compromisos a Bruselas el próximo 26 de abril.