Economía

BBVA Bancomer estima crecimiento económico de 2.5% para 2016

BBVA ajustó a la baja su pronóstico de crecimiento para el próximo año a 2.5 por ciento desde 2.7 por ciento debido al panorama de desaceleración que ha dibujado la producción industrial en Estados Unidos en los últimos meses.
Thamara Martínez
19 noviembre 2015 12:20 Última actualización 19 noviembre 2015 13:58
BBVA

(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Grupo Financiero BBVA Bancomer estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) de la economía mexicana crecerá 2.2 por ciento en 2015, mientras que para el cierre de 2016 se prevé un crecimiento económico de 2.5 por ciento.

Ambos datos derivan de un recorte en las estimaciones de BBVA de 2.5 por ciento a 2.2 por ciento, para el 2015, y de 2.7 por ciento a 2.5 por ciento, para el escenario de 2016.

En conferencia de prensa, Carlos Serrano, economista en jefe de BBVA, destacó que el ajuste a la baja para el pronóstico de crecimiento del año próximo se da en respuesta al panorama de desaceleración que ha dibujado la producción industrial en Estados Unidos en los últimos meses.


Además, Serrano precisó que el insuficiente gasto en infraestructura en México, además del recorte efectuado al gasto público federal para el ejercicio fiscal de 2016, son factores que restaran impulso para la actividad económica del país.

Del mismo modo el grupo financiero observó que la inflación concluirá este año en un nivel cercano a 2.4 por ciento, mientras que para 2016 se espera un aumento gradual en el nivel de precios de la economía conforme mejoren las condiciones económicas y además, teniendo en cuenta que BBVA estima que el tipo de cambio peso dólar se mantenga en altos niveles durante el siguiente año.

De tal forma, Arnoldo López, economista principal de BBVA manifestó en el evento que la firma espera una inflación de 3.3 por ciento para 2016, al tiempo que proyectan que el tipo de cambio se ubicará en 16 pesos por dólar durante el mismo periodo.

Al respecto, el economista detalló que los principales factores que han dado impulso a la actividad económica en México en lo transcurrido de 2015 fueron el sector doméstico, vía sector servicios y consumo. Lo anterior, dijo, responde al aumento que han descrito los salarios reales, ante un escenario de baja inflación, pese que el salario nominal ha permanecido sin cambios.

También destacó que los flujos de remesas hacia el país han aumentado el ingreso disponible a través de la depreciación cambiaria, por lo que el valor de estas transferencias en moneda nacional se ha incrementado. En ese sentido López estimó que el monto de las remesas ascenderá a 25 mil 500 millones de dólares hacia el cierre de 2015, aproximadamente 2.5 por ciento del PIB, precisó.

Además refirió que el factor empleo de igual forma ha alentado el consumo privado, indicador que se ha fortalecido a través de una estrategia de formalización laboral.