Economía

Barclays sale de pérdidas y sorprende al mercado

Luego de un 2015 de pérdidas, el banco inglés aumentó sus ingresos en todos los rubros con un beneficio atribuido neto por mil 623 millones de libras y redujo gastos durante 2016.
Bloomberg
23 febrero 2017 22:51 Última actualización 24 febrero 2017 4:55
Barclays

(Bloomberg)

Parecía una locura. El máximo responsable de Barclays Plc, Jes Staley, doblaría la apuesta a la banca de inversión al tiempo que reduciría otros negocios rentables.

Un año después, con la vuelta del espíritu animal a los mercados financieros y la promesa de desregulación de Donald Trump, la cuestión parece absolutamente obvia.

Staley merece que se le reconozca el mérito de colocar al banco en una situación financiera más segura en 2016.

Se puede discutir el desempeño de la banca de inversión de Barclays con respecto a sus pares estadounidenses, pero los resultados del cuarto trimestre de la entidad de préstamo británica en general fueron una sorpresa agradable.

Los ingresos aumentaron, los gastos se redujeron y la razón de capital básico del banco gozó de un incremento mejor de lo previsto a 12.4 por ciento, nivel que, según Staley, debería acabar con la preocupación por cualquier aumento de capital.

El banco obtuvo en 2016 un beneficio atribuido neto por mil 623 millones de libras, luego de las pérdidas de 394 millones de 2015. Las acciones prolongaron un alza ya impresionante, subiendo 90 por ciento desde el mínimo que tocaron después de la votación de junio para abandonar la Unión Europea.

Los “hombres de Jes” sin duda deben estar eufóricos al ver que el eliminar 15 mil puestos de trabajo y el deshacerse de activos indeseables han dejado al banco más fuerte en lugar de más débil, una hazaña no menor cuando uno mira los apuros que pasa Deutsche Bank AG.

El banco de inversión de Barclays aumentó sus ingresos en todos los rubros, aun cuando la renta fija estuvo por debajo de algunos pares, según las estimaciones de Bernstein.

Pero mucho depende de dos personas: Donald Trump y Mark Carney. La elección de Trump encendió una fogata bajo las acciones de los bancos y prometió un aumento del crecimiento económico; no está claro aún si el manual de normas financieras de la ley Dodd-Frank será despanzurrado o levemente modificado, pero cada pequeña cosa ayuda a un banco como Barclays.