Economía

Decisión de baja de tasa de interés, dividida en Banxico

Tres de los cinco miembros de su Junta de Gobierno decidieron recortar en 50 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria, informó este viernes el banco central.
Redacción
20 junio 2014 9:13 Última actualización 20 junio 2014 11:13
[Banxico se mantendrá vigilante de que las modificaciones fiscales no causen efectos de segundo orden sobre la inflación: grupos financieros. / Bloomberg] 

[Banxico se mantendrá vigilante de que las modificaciones fiscales no causen efectos de segundo orden sobre la inflación: grupos financieros. / Bloomberg]

El Banco de México informó que tres de los cinco miembros de su Junta de Gobierno decidieron recortar en 50 puntos base la Tasa de Interés Interbancaria, aclarando que “no serían recomendables reducciones adicionales” en el futuro previsible.

De acuerdo con la minuta de la última reunión de política monetaria, los miembros explicaron las razones por las que tomaron esta decisión.
Primeramente, afirmaron que se ha observado una evolución de la actividad económica más débil que la anticipada.

De hecho, destacaron que hubo tres datos sorpresivos que llevaron a revisar expectativas de crecimiento a la baja. Estos datos fueron el PIB de México en el primer trimestre, el IGAE en términos desestacionalizados en marzo que fue negativo y la caída del PIB de Estados Unidos en los primeros tres meses del año.


El segundo motivo, de la Junta, para bajar la tasa fue que la inflación se ha comportado mejor que lo previsto, que no se han presentado efectos de segundo orden ante los cambios en precios relativos registrados a finales del año pasado y principios del presente, y que las expectativas de inflación se mantienen bien ancladas.

Un tercer factor fue que “el manejo ordenado de las finanzas públicas permite a su vez una mayor flexibilidad en el manejo de la política monetaria y finalmente agregaron que se ha retrasado el momento en el que se espera inicie el alza de tasas en Estados Unidos”.

Por su parte, uno de los miembros que votó en contra de la baja consideró que la situación económica mundial plantea una difícil disyuntiva para el manejo de la política monetaria. Destacó que existe la posibilidad de un nuevo episodio de volatilidad en los mercados financieros internacionales, por lo que una baja tendría efectos potenciales sobre la inflación y la estabilidad financiera.

Finalmente, algunos integrantes afirmaron que el escenario de crecimiento podría verse favorecido por la conclusión exitosa de las negociaciones vinculadas a la legislación secundaria de las reformas estructurales que están pendientes de aprobación.