Economía

Banxico recorta por tercera vez el PIB de
2015, a un piso de 2%

Por tercera vez, el Banco de México redujo su previsión del PIB mexicano a un intervalo de 2.0 a 3.0 por ciento, lo que a decir de economistas, implica la pérdida de casi 20 mil empleos formales
por cada medio punto porcentual menos de crecimiento.
Marcela Ojeda/Isabel Becerril
19 mayo 2015 23:53 Última actualización 20 mayo 2015 5:5
Agustín Carstens

El Banco de México redujo su pronóstico de crecimiento del PIB del país. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- La Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico) redujo por tercera vez la previsión de crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para 2015, de un intervalo de 2.5 a 3.5 por ciento, a uno de 2.0 a 3.0 por ciento, y para 2016, de 2.9 a 3.9 a 2.5 a 3.5 por ciento.

En conferencia sobre el Informe trimestral enero-marzo 2015, el gobernador Agustín Carstens, añadió que en congruencia con el ajuste, la estimación de 2015 se redujo de un rango de 600 mil a 700 mil del informe previo, a uno de 580 mil a 680 mil plazas.

Rafael Camarena, economista senior del Grupo Financiero Santander, explicó que la implicación de reducir la previsión económica será la pérdida de casi 20 mil empleos formales por cada medio punto porcentual menos de crecimiento.

José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), expuso que antes, una baja de medio punto en el crecimiento del PIB implicaba entre 50 mil y 60 mil empleos menos.




“Pero, en los últimos dos años debido a los programas de formalización del empleo y a la estrategia de que los propios trabajadores se aseguren por cuenta propia, el número de trabajadores asegurados en el IMSS ha aumentado más de lo que se esperaba por la vía del crecimiento económico”.

Asimismo, Banxico prevé que en el segundo semestre la inflación se ubique ligeramente debajo de 3.0 por ciento.

Carstens subrayó el principal riesgo al crecimiento. “La plataforma de producción petrolera ha seguido disminuyendo y hay gran incertidumbre sobre su evolución futura; la actividad económica de Estados Unidos se vio afectada negativamente en el primer trimestre del año, en parte por factores temporales, y en un contexto de apreciación del dólar, las expectativas de crecimiento de EU para todo el año, se revisaron a la baja”.

Apuntó que es esencial mantener finanzas públicas sanas, dado que nos movemos a un entorno de mayor astringencia financiera.
Por su parte, Juan Pablo Castañón y Manuel Herrera, presidentes de la Coparmex y la Concamin, expresaron su preocupación por el ajuste a la expectativa de crecimiento, cuyo piso es 2 por ciento.

Herrera Vega señaló que el debilitamiento del mercado interno, la baja en los precios del crudo y el recorte al gasto influyeron en la desaceleración económica, y que si bien se ha empezado a reactivar el consumo, aún no ha permeado a la industria y la economía en general.