Economía

Banxico mantiene tasa, mejora balance de riesgos sobre crecimiento

Aunque la actividad económica en el primer trimestre sugiere un menor crecimiento al esperado, algunos componentes de la demanda agregada empiezan a mostrar un desempeño favorable, según el banco central.
Diego Elías
25 abril 2014 9:17 Última actualización 25 abril 2014 10:37
Billetes mexicanos en una cartera. (Arturo Monroy)

Peso mexicano

CIUDAD DE MÉXICO.- El Banco de México decidió mantener sin cambios la tasa de referencia en 3.5 por ciento, en virtud de que estima que la postura monetaria es congruente con la convergencia eficiente de la inflación a la meta de 3 por ciento.

De acuerdo con el comunicado de política monetaria, la institución central señaló que la información disponible sobre la actividad económica en México en el primer trimestre sugiere un crecimiento menor al esperado hace algunos meses. Sin embargo, algunos componentes de la demanda agregada han comenzado a mostrar un desempeño más favorable.

La institución gobernada por Agustín Carstens precisó que las exportaciones han aumentado y el gasto público ha presentado un mayor dinamismo. Adicionalmente, se aprecia una incipiente mejoría en algunos indicadores del consumo y la inversión privada.


El organismo central considera que prevalecen riesgos a la baja para el crecimiento de la actividad económica, aunque el balance de estos mejoró marginalmente.

Con relación a la inflación, se comentó que ha presentado una tendencia a la baja que actualmente la coloca por debajo del 4.0 por ciento. Asimismo, la trayectoria de la inflación subyacente anual ha sido favorable.

“Así, los cambios en precios relativos que se registraron a finales de 2013 y principios de 2014, incluyendo los derivados de las medidas tributarias, no dieron lugar a efectos de segundo orden sobre el proceso de determinación de precios en la economía”, destacó Banxico.

La institución central mencionó que las expectativas de crecimiento de las economías emergentes continúan revisándose a la baja, resultado de la evolución de su demanda interna y de la desaceleración de China.

Aunque, las condiciones en los mercados financieros de estas economías se han estabilizado recientemente, fundamentalmente debido a una percepción más favorable sobre la política monetaria en Estados Unidos, la cual podría cambiar hacia adelante.